El gobierno de Japón mantiene su postura de buscar todos los medios posibles para liberar a su ciudadano retenido por el Estados Islámico (EI), mientras considera probable la ejecución de otro rehén.

El primer ministro Shinzo Abe informó este lunes a su Partido Democrático Liberal (PDL) que además de buscar todas las vías para la liberación del periodista Kenji Goto, también pretende la cooperación de Jordania y otros países para ese fin.

Por su parte el secretario del gabinete Yoshihide Suga dijo que la cinta de audio que acompañaba una fotografía donde se veía muerto a Haruna Yukawa tras su ejecución, "probablemente" correspondiera a la voz de Goto.

El pasado sábado fue subida a internet una imagen donde se ve a Goto sosteniendo una fotografía en la cual aparece el cadáver de Suga tras su ejecución.

"Mi compañero de celda fue sacrificado en la tierra del califato islámico", se oye en la cinta a Goto.

El pasado viernes vencieron las 72 horas de plazo que dio el EI para recibir 200 millones de dólares a cambio de los dos rehenes. La cifra es similar a la ayuda humanitaria dada por Abe a los países donde actúa ese grupo islámico, el cual argumenta que es para combatirlo.

Tras la presunta ejecución de Yukawa, el EI cambio su demanda de rescate y ahora pide la liberación da Sajida al-Rishawi, iraquí condenada a muerte en Jordania.

De manera oficial Amán ha guardado silencio sobre ese intercambio, el cual ha despertado críticas de analistas por la lucha que se sigue contra el EI, pero se especula con la posibilidad de que el liberado sea un piloto militar jordano, que fue capturado por ese grupo en diciembre último.

erp