Japón ha reclutado a los ninjas, espías acróbatas de la era de los samuráis, para ayudar a impulsar el turismo.

El Consejo Japonés de Ninjas, una organización con respaldo del estado que reúne a académicos, compañías turísticas y negocios, anunció el miércoles que abrirá una Academia Ninja para entrenar a gente en las artes ninja y construirá un nuevo museo en Tokio dedicado al tema que abrirá sus puertas en el 2018.

"El arte ninja está compuesto de varios elementos, como el combate, técnicas de supervivencia y astronomía", dijo Jinichi Kawakami, conocido como "el último ninja" y maestro de la escuela ninja de Koga, durante una presentación a la prensa en el Club de Corresponsales Extranjeros de Japón. "Esperamos que esto atraiga a gente de todo el mundo".

El consejo, formado en el 2015, ha creado un logotipo oficial para lanzar productos certificados y películas para alimentar lo que describe como "negocios ninja", y espera educar a "embajadores ninja" para fomentar la cultura a nivel global.

El consejo ofreció a la prensa una demostración de artes marciales inspiradas en los ninjas y presentó una guía en inglés resaltando varios lugares relacionados con ninjas en Japón, como castillos y un parque temático.

El turismo está floreciendo en Japón, con 24 millones de visitantes extranjeros el año pasado, y se espera que las cifras sigan subiendo.

En el pasado, los ninjas eran contratados como espías, de ahí su aparición en películas escuchando a hurtadillas desde los tejados y sus acrobáticas huidas. Han inspirado innumerables novelas, películas y caricaturas.

erp