Roma. Italia ilustrará en Bruselas su propuesta de mano dura ante la crisis migratoria en el curso de la cumbre urgente convocada el domingo por la Unión Europea, indicó el jefe del gobierno italiano, Giuseppe Conte.

“En las discusiones sobre la migración se discutirá la propuesta italiana junto con la de los otros países”, anunció Conte en un mensaje por Facebook.

“El domingo no faltaremos”, añadió el recién designado jefe del gobierno.

“La canciller alemana, Angela Merkel, me aclaró por su parte que hubo un malentendido sobre un borrador divulgado la víspera, el cual fue abandonado”, agregó el funcionario.

El borrador con una declaración final de la minicumbre de Bruselas, circuló el miércoles en la prensa, lo que causó mucha “irritación” en el ejecutivo italiano, que amenazó con no participar, según el diario La Repubblica.

Boicot

Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, los países denominados del grupo Visegrado, boicotearán la minicumbre sobre migración.

Los primeros ministros de los cuatro países, reunidos en Budapest, contestaron la legitimidad de esta minicumbre y precisaron que reservarían su presencia a la cumbre ordinaria de los días 28 y 29 de junio en Bruselas, con presencia de los jefes de Estado y de gobierno de los Veintiocho.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, es “el responsable de la organización de las cumbres y no la Comisión Europea. Entendemos que habrá una minicumbre, pero no participaremos, porque eso va en contra de las costumbres de la UE”, declaró el primer ministro húngaro, Viktor Orban.

“No vamos a asistir, quieren volver a presentar una propuesta que ya rechazamos”, insistió el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

Según un documento de trabajo provisional obtenido por la AFP, los participantes en la reunión deben comprometerse a acelerar los envíos de solicitantes de asilo de un país de la Unión Europea hacia otro Estado.

El texto prevé también el establecimiento de un “mecanismo de solidaridad eficaz”, con un reparto obligatorio de los migrantes entre los diferentes estados miembros, una propuesta que rechazan los países de Visegrado desde hace más de dos años.

Giuseppe Conte advirtió el miércoles al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que Italia “no está disponible” a discutir de los llamados “movimientos secundarios” (la distribución de inmigrantes en los países de la UE) sin que se aborde el tema de las llegadas a Italia, un fenómeno que encara sola. Italia acusa a países europeos de no cumplir con los compromisos adquiridos sobre cuotas de inmigrantes.

Se espera que en la minicumbre participen los representantes de España, Francia, Alemania, Italia, Malta, Grecia, Bulgaria, Austria, Bélgica y Holanda.