Bruselas. Italia amenazó este jueves con vetar una declaración conjunta de la Unión Europea sobre cómo enfrentar la migración, en una cumbre que “podría decidir el destino” del bloque, en palabras de la canciller alemana Angela Merkel.

“Italia no necesita más palabras, sino hechos concretos”, declaró el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, a su llegada a una cumbre de dos días de mandatarios europeos en Bruselas, quienes abordarán la cuestión de la migración, un tema espinoso como muestran las recientes crisis del Aquarius y el Lifeline.

Los europeos prevén centrarse sobre todo en cómo proteger las fronteras del bloque, pero Conte ya advirtió que está dispuesto a “actuar en consecuencia” si no hay respuestas a sus demandas, como un mayor reparto de los migrantes entre los países del bloque, y no descartó su rechazo a las “conclusiones compartidas” de los líderes.

“Europa tiene muchos desafíos pero el relacionado con la cuestión migratoria podría decidir el destino de la Unión Europea”, dijo Merkel bajo presión de sus socios de coalición política. La canciller pidió soluciones “multilaterales” y no unilaterales.

May pide velocidad

La británica, Theresa May, dijo que hay que avanzar “más rápido” en las conversaciones del Brexit, en medio de advertencias de los líderes de la Unión Europea de que se está acabando el tiempo para llegar a un acuerdo.

“Ha habido muy buenos progresos”, declaró May; sin embargo, reconoció que “ambas partes desean continuar ese trabajo a un ritmo mayor”.

“Me gustaría que nuestros amigos británicos aclaren sus posiciones”, declaró el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a su llegada a la cita europea. “Deben decirnos lo que quieren y les responderemos”, añadió.

En su proyecto de conclusiones, los mandatarios llaman a prepararse a todos los escenarios posibles, incluyendo a una ausencia de acuerdo.

Será una cumbre compleja por lo que acuerdos mínimos serían buenos.