Israel no pactará con los cientos de prisioneros palestinos que se han declarado en huelga de hambre, declaró el martes un ministro israelí, añadiendo que el cabecilla de la protesta ha sido colocado en aislamiento.

Guilad Erdán, ministro de Seguridad Pública de Israel, dijo que la huelga tiene motivos políticos y que los prisioneros no tienen quejas legítimas.

Estos son terroristas y asesinos que reciben los derechos exactos que establece la ley internacional , refirió el ministro a la Radio del Ejército Israelí. La política es que no se puede negociar con ese tipo de prisioneros. No hay razón para darles beneficios adicionales a los que ya tienen .

Si continúa, la huelga de hambre, organizada por Marwan Barghouti, un activista palestino encarcelado durante la segunda intifada, sería la más extensa en tiempos modernos. La huelga podría exacerbar las tensiones entre Israel y los palestinos en momentos en que Estados Unidos trata de reanudar el proceso de paz. En junio se cumplirá medio siglo desde que Israel conquistó la Margen Occidental y el este de Jerusalén en la guerra de 1967.

Los palestinos reclaman esos territorios para un eventual estado independiente. Los prisioneros palestinos que se han declarado en huelga de hambre exigen mejores condiciones y el fin de la práctica israelí de detener a sospechosos sin juicio.