Cientos de policías israelíes evacuaron a temprana hora del domingo un campamento de militantes palestinos que llevaban dos días instalados en el emplazamiento de una futura y controvertida colonia judía en Cisjordania, según testigos y la AFP.

"Las fuerzas israelíes entraron en el campo", levantado la mañana del viernes en el emplazamiento del proyecto E1, entre Cisjordania y Jerusalén oriental ocupados, confirmó a la AFP una organizadora de la manifestación, Abir Copty.

"Por orden del Gobierno, las fuerzas de policía empezaron a evacuar la concentración palestina" hacia las 02H30 (00H30 GMT), declaró a la AFP una portavoz de la policía, Luba Samri.

Israel expulsa palestinos de colonia

"No queremos hacer uso de la violencia pero seremos firmes con quien ponga en peligro la vida de nuestras fuerzas", advirtió.

Medio millar de policías y guardias fronterizos, secundados por excavadoras, participaban en la operación, según la policía.

Según Mustafa Barghuti, miembro del Consejo Legislativo Palestino, presente en el lugar, "cientos de policías israelíes llegaron de todas partes, rodearon a todos quienes se encontraban en las tiendas y los detuvieron uno por uno".

Más de 200 palestinos rodeados se negaban a obedecer a la orden israelí de abandonar la acampada a pesar de las amenazas de expulsión.

La noche del sábado, al final del día festivo judío de la semana, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, en plena campaña electoral, ordenó a las fuerzas de seguridad "la expulsión inmediata de los palestinos reunidos entre (la colonia de) Maalé Adoumim y Jerusalén".

Netanyahu había requerido el cierre de todas las carreteras de acceso al lugar del campamento compuesto por unas 20 tiendas e instalado en la zona ultrasensible E1, donde el Gobierno israelí ha relanzado recientemente un importante proyecto de colonia. Toda la región fue declarada "zona militar prohibida".

Los activistas palestinos habían levantado este campamento de tiendas, bautizado "Bab al Chams" (La puerta del sol), en el marco de una estrategia "creativa" de resistencia no violenta contra los asentamientos y la ocupación israelíes, como una réplica palestina de las colonias salvajes israelíes.

La policía israelí repartió el viernes órdenes de expulsión a los militantes palestinos, declarando el sector "zona militar prohibida" a los civiles. Pero los palestinos obtuvieron, por medio de su abogado, una medida cautelar del Tribunal Supremo israelí.

A lo largo del sábado, en un ambiente festivo, los militantes intentaban calentarse bebiendo té y café. Enarbolaban banderas palestinas y coreaban lemas como "Palestina es libre" o "Abajo la ocupación".

"Israel lleva décadas desafiando el derecho internacional construyendo colonias ilegales en tierras robadas y destruyendo casas palestinas. Tenemos derecho a construir y vivir en nuestra tierra", comentó Abdala Abu Rahma, responsable del comité de coordinación de lucha popular, que lanzó la iniciativa.

"Nosotros, los palestinos, siempre somos pesimistas, pero esta iniciativa nos da razones para ser optimistas", declaró a la AFP Omar Jhassan, de 27 años, llegado de Ramala para pasar el día en el campo. "Es un nuevo tipo de resistencia, diferente de la resistencia armada o de las pedradas".

El proyecto de construcción en la zona E1 uniría la colonia israelí de Maale Adoumin con barrios de colonización judía de Jerusalén Este y partiría en dos Cisjordania, lo que comprometería la viabilidad de un Estado palestino.

La comunidad internacional considera ilegales todos los asentamientos israelíes y no reconoce la anexión en 1967 de Jerusalén Este, donde los palestinos quieren establecer la capital de su futuro Estado.

RDS