Tel Aviv. Israel volvió a bloquear el suministro de carburante en la Franja de Gaza como respuesta al lanzamiento de cometas incendiarias desde este enclave palestino, una decisión que puede provocar nuevas confrontaciones.

El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, anunció esta medida que acentuará el bloqueo al que está sometida desde hace más de 10 años la Franja de Gaza, que sufre habituales cortes de electricidad, sobre todo en hospitales, lo que pone en riesgo la vida de los enfermos, según la ONU.

Lieberman justificó el bloqueo del suministro de carburante por “la persistencia del terrorismo a través de los globos incendiarios y de las confrontaciones en la frontera” entre Gaza e Israel. Estas restricciones seguirán en vigor mientras los ataques palestinos “no se terminen completamente”, afirmó el ministro israelí.

Por estos mismos motivos, Israel ya había reforzado el mes pasado su bloqueo en la Franja de Gaza. El 9 de julio, el país cerró el paso fronterizo de Kerem Shalom, el único punto donde está autorizada la circulación de mercancías en dirección al enclave palestino, donde 80% de sus dos millones de habitantes depende de las ayudas sociales y humanitarias, según el Banco Mundial.

El ministro de Defensa amenazó con ampliar el bloqueo en caso de que persistiera el lanzamiento de globos y cometas incendiarias.

Tras unos días de calma, volvieron a lanzarse estas armas caseras desde el territorio palestino. El miércoles se registraron siete incendios, según el servicio de bomberos israelí. Desde abril, se quemaron unas 3,000 hectáreas en territorio israelí.

“Vidas en peligro”

La ONU se mostró alarmada por las penurias provocadas por el bloqueo del suministro de carburante, necesario para hacer funcionar los generadores de electricidad.

Estos generadores también son utilizados para la distribución y la potabilización del agua.

“Con cortes de electricidad que duran casi 20 horas al día, si las entregas de fuel no se restablecen inmediatamente, la vida de personas correrá peligro”, declaró recientemente Jamie McGoldrick, el coordinador de la ONU para los asuntos humanitarios en territorio palestino.