Jerusalén. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo que espera que Polonia enmiende una propuesta de ley que prohibirá culpar a los polacos de crímenes cometidos durante el Holocausto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel convocó a un enviado polaco para expresar su disgusto por la iniciativa.

Netanyahu dijo en su reunión semanal del gabinete que Israel “no tolera la distorsión de la verdad, la reescritura de la historia y la negación del Holocausto”.

El proyecto presentado en la cámara baja del parlamento polaco prescribe el tiempo de prisión por referirse a los “campos de exterminio polacos” y penaliza la mención de la complicidad polaca.

La iniciativa de ley aún necesita la aprobación del Senado y del presidente. Aun así, se trata de un paso drástico por parte del gobierno nacionalista para hacer cumplir su postura oficial de que todos los polacos fueron héroes durante la guerra. Los historiadores dicen que muchos polacos colaboraron con los nazis y cometieron crímenes atroces.

El proyecto provocó indignación en Israel, que declaró su independencia a raíz del Holocausto y es donde viven más sobrevivientes en el mundo. La cancillería israelí dijo que convocó al vice embajador de Polonia para expresar la oposición de Israel al proyecto de ley. También expresó su preocupación por el momento en que la iniciativa fue aprobada en vísperas del Día Internacional de Recordación del Holocausto y dijo que espera que el borrador sea enmendado antes de la aprobación final.