Londres.- Fuerzas israelíes atacaron una caravana en la frontera entre Siria y el Líbano durante la madrugada, dijeron el miércoles un diplomático de Occidente y varias fuentes de seguridad regional, en momentos en que el Estado judío está cada vez más preocupado por el futuro del arsenal de armas de Damasco.

Las cuatro fuentes, que declinaron ser identificadas por lo delicado del tema, no contaban con mayor información sobre qué estaban transportando los vehículos atacados, qué fuerzas fueron usadas en la redada o dónde se realizó precisamente el operativo.

Antes del ataque, funcionarios israelíes habían estado advirtiendo públicamente sobre la amenaza de que los misiles de alta tecnología de Siria caigan en manos de enemigos del Estado judío, como radicales islamistas o el grupo militante libanés Hezbolá.

Jerusalén se ha sumado a Estados Unidos al expresar su preocupación sobre el supuesto arsenal de armas químicas de Siria.

El Ejército libanés reportó previamente el miércoles una fuerte presencia de aviones israelíes sobre su territorio durante la madrugada.

"Definitivamente se produjo un ataque en la zona fronteriza", dijo una de las fuentes de seguridad. Un enviado occidental en la región sostuvo al ser consultado sobre el tema que "algo ocurrió", pero no dio más detalles.

Una activista en Siria que trabaja con una red de grupos de la oposición dijo que supo por sus colegas sobre un ataque en el sur del país, pero que no fue posible verificar la información.

Un ataque justo en territorio del Líbano parecía ser una alternativa menos explosiva a nivel diplomático para Israel, a fin de evitar provocar al aliado de Siria en la región: Irán.

RETORICA DEFENSIVA

El viceprimer ministro de Israel, Silvan Shalom, dijo el domingo que cualquier señal de que Siria está a punto de perder el control de sus armas químicas, en momentos en que las fuerzas del presidente Bashar al-Assad luchan contra los rebeldes que buscan derrocarlo, podría desatar ataques militares del Estado judío.

Fuentes israelíes afirmaron el martes que el arsenal de Siria representaría una amenaza para Israel en caso de sus armas químicas caigan en manos de las fuerzas rebeldes sirias o de la guerrilla de Hezbolá basada en el Líbano.

En una entrevista publicada el miércoles, Shalom no especificó si Israel estaba operando militarmente en su frontera norte, y en lugar de ello sugirió que su país era parte de una coalición internacional que busca evitar la propagación de conflicto de casi dos años en Siria.

"Todo el mundo ha dicho más de una vez que ve los eventos en Siria como algo de suma gravedad, los acontecimientos pueden desarrollarse en direcciones negativas", afirmó a la Radio Israel.

"Así que todo el mundo, liderado por el presidente (de Estados Unidos, Barack) Obama que lo ha dicho más de una vez, está examinando las posibilidades y por supuesto que cualquier evento que sea considerado negativo debe ser frenado y prevenido", aseveró.

El punto exacto donde ocurrió el ataque israelí, dentro del territorio sirio o en el lado libanés de la frontera, podría tener un impacto en cualquier escalada de las tensiones.

Irán, el archienemigo de Israel y uno de los pocos aliados de Damasco, dijo el sábado que consideraría cualquier asalto militar en Siria como un ataque en su contra.

Israel ha defendido por largo tiempo el derecho a actuar como medida de precaución contra las capacidades de sus enemigos. En alusión a esto, el jefe de la fuerza aérea, el mayor general Amir Eshel, dijo el martes que sus unidades estaban involucradas en un extenso operativo "entre guerras".

"Esta campaña se realiza las 24 horas del día y todos los días de la semana, todo el año", dijo Eshel en una conferencia internacional.

"Estamos tomando acciones para disminuir las amenazas inmediatas, para crear mejores condiciones en las que podamos ganar los conflictos cuando éstos ocurran", aseveró.

apr