Isabel II, reina de Inglaterra, aprobó la solicitud del primer ministro británico Boris Johnson de suspender el Parlamento cuya consecuencia directa es abrir la posibilidad de que la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) sea sin acuerdo.

La decisión fue tomada en la reunión del Consejo Privado, órgano asesor de alto nivel, que sesionó en Balmoral, sede de la residencia privada de la monarca, informaron medios británicos.

El tradicional discurso de la reina, con el cual abre sesiones el parlamento, quedó programado para el 14 de octubre. La posposición significa que el Parlamento carecerá del tiempo necesario para debatir la salida de la UE y que esta se produjera sin acuerdo, la vía menos deseada por las partes.

Se trata de un "golpe a la democracia” y el recién inaugurado jefe de gobierno actua como un “dictador de lata”, señaló la oposición laborista.

Johnson pidió este miércoles a la reina Isabel II suspender el Parlamento del 10 de septiembre al 14 de octubre, por lo que los legisladores probablemente no tendrán tiempo para aprobar leyes que impidan la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sin acuerdo el 31 de octubre, fecha en la cual vence el plazo para el Brexit.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, calificó la medida de Johnson como “un ultraje y una amenaza para la democracia, además solicitó una reunión con la reina a través de una carta en la que expresó su preocupación sobre el plan del primer ministro.

“Estoy horrorizado por la imprudencia del gobierno de Johnson, que habla de soberanía y, sin embargo, está tratando de suspender el Parlamento para evitar el escrutinio de sus planes para un imprudente Brexit sin acuerdo”, dijo en un comunicado.

El presidente y portavoz de la Cámara de los Comunes (Cámara baja del Parlamento británico), John Bercow, también tildó la medida de Johnson como un "ultraje constitucional".

"Sin embargo, es obvio que el propósito de suspender al Parlamento ahora sería evitar que (los legisladores) debatan sobre el Brexit y cumplan con su deber de dar forma al curso que tomará el país", señaló.

Bercow considera que ello sería “un ataque contra el proceso democrático y los derechos de los parlamentarios como representantes electos del pueblo”.

El coordinador del Parlamento Europeo sobre el Brexit, Guy Verhofstadt, por su parte, calificó la decisión de Johnson como “siniestra”.

El secretario general de Unison, el sindicato más grande de Reino Unido, Dave Prentis, indicó que Johnson se está comportando de una "manera dictatorial" al planear suspender el Parlamento. “Esta maniobra escandalosa se ha hecho para silenciar a toda oposición de la manera más dictatorial", dijo.

El Brexit debía haberse llevado a cabo el 29 de marzo, sin embargo, tuvo que ser postergado hasta el 31 de octubre ante la falta de acuerdo en el Parlamento británico sobre el plan que la ex primera ministra Theresa May había alcanzado con la UE.