La tormenta tropical Isaac, que se dirige hacia el sur de Florida, provocó la muerte de siete personas en Haití, informó la defensa civil en un nuevo balance tras el pasaje de la tempestad por este país.

El balance anterior era de cuatro fallecidos.

Entre las víctimas se encuentran una niña de ocho años que murió al derrumbarse una pared de su casa, un niño de seis años que falleció en una tienda de campaña, una mujer de 51 que cayó del techo de su vivienda y otra persona muerta en un deslizamiento de tierra, dijo la defensa civil.

Además, unas 5,000 personas y 18 campos de refugiados víctimas del terremoto del 2010 tuvieron que ser evacuados, añadió el reporte.

La reconstrucción del país tras el sismo, que dejó más de 250,000 muertos en el 2010, está lejos de concluir y unas 400,000 personas aún viven en campamentos de refugiados.

El presidente Michel Martelly sugirió que hay "que aprovechar este momento para ver si podemos retirar definitivamente a la gente de esos campamentos".

Por otro lado, el mandatario deploró que sólo 2,000 millones de dólares de ayuda de los 13,000 millones prometidos tras el terremoto hayan llegado a Haití.

Los vientos se habían calmado desde la noche del sábado en Haití, pero el servicio de electricidad permanecía interrumpido este domingo y las comunicaciones vía internet estaban perturbadas, comprobó un corresponsal de la AFP.