Estambul. El presidente de irán, Hassan Rouhani, dijo que su gobierno sigue comprometido con el acuerdo nuclear con las potencias mundiales, a pesar de la decisión de Estados Unidos de retirarse, pero también está listo para reanudar el enriquecimiento de uranio si el acuerdo deja de ofrecer beneficios.

Rouhani, quien recordó que el acuerdo ha sido lo más relevante que ha negociado en materia internacional, habló de las sanciones que Trump aplicará en contra de su país. La eliminación de dichas sanciones, incluidas las relativas a los sectores petrolero y bancario iraní, ha sido clave para persuadir a Rouhani de que aceptara poner límites a su programa nuclear.

Reveló que ya ordenó a su ministro de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, ponerse en contacto con Francia, Alemania, Reino Unido, China y Rusia para analizar los pasos a seguir.

“Estamos preparados para todos los escenarios”, dijo Zarif en la televisión estatal. “Si Estados Unidos se retira del acuerdo, nuestra economía no se verá afectada”.

Sin embargo, el rial iraní se cotizaba en mínimos cercanos al récord frente al dólar, ya que los iraníes buscaban comprar divisas fuertes antes del anuncio de Trump.

Europa cierra filas

La titular de temas de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini, leyó un comunicado “lamentando la declaración de hoy (martes) del presidente de Estados Unidos; si Estados Unidos reconsideran esta posición, le agradeceríamos”. Dijo que la Unión Europea seguirá en el acuero.

“Mientras Irán continúe implementando sus compromisos relacionados con la energía nuclear, como lo está haciendo hasta ahora, la Unión Europea seguirá comprometida con la implementación del acuerdo nuclear”, dijo Mogherini.

Según Pratibha Thaker, una experta sobre Irán en The Economist Intelligence Unit, la retirada de Trump acelerará la inseguridad regional, provocará una caída en los suministros mundiales de petróleo y sumirá la economía iraní.