Teherán. Irán advirtió a la comunidad internacional sobre las posibles consecuencias de la “guerra económica” en su contra liderada por Estados Unidos, durante una visita del ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, a Teherán.

“No se puede esperar que una guerra económica contra el pueblo iraní continúe y que quienes la apoyan o la hayan desatado permanezcan seguros”, destacó el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, al reunirse con Maas.

“Las nuevas tensiones en la región son resultado de la guerra económica contra Irán en la cual el propio (presidente de Estados Unidos) Donald Trump dice estar embarcado”, afirmó Zarif, haciendo referencia a la campaña de “máxima presión” por parte de Estados Unidos contra Irán, en particular a través de las sanciones económicas que Washington reimpuso o intensificó desde el 2018.

“La única manera de reducir la tensión en la región es poner fin a esta guerra económica”, añadió el ministro iraní, en el marco de una conferencia de prensa junto a Maas, tras una entrevista a puertas cerradas de alrededor de una hora.

“Alemania y la Unión Europea pueden desempeñar un rol importante para hacer bajar estas tensiones, y los apoyamos en este papel”, señaló Zarif.

La región del Golfo atraviesa un periodo de tensión desde hace un mes, en medio de las crecientes tensiones entre Irán por una parte y Estados Unidos y sus aliados de la península Arábiga del otro.

Estas tensiones se vieron exacerbadas por el envío de importantes refuerzos militares estadounidenses a Oriente Medio, oficialmente para hacer frente a una presunta “amenaza iraní” y por el misterioso sabotaje de cuatro barcos (dos sauditas, un noruego y un emiratí) en la entrada del Golfo el 12 de mayo.

Estados Unidos y Arabia Saudita acusan a Irán de estar detrás de estos ataques, algo que Irán niega enérgicamente.

Caras largas

Ayer, los ministros iraní y alemán salieron visiblemente irritados de su entrevista.

“Tuvimos una discusión seria, franca y más bien larga”, declaró Zarif a la prensa. Los dos responsables dijeron haber discutido del futuro del acuerdo de Viena y la situación regional.

Teherán reprocha a los europeos no cumplir los compromisos que tomaron en el acuerdo internacional sobre su programa nuclear del 2015.

A pesar de la retirada de Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China siguen formando parte del acuerdo.

Bloqueo de las transacciones

Las sanciones estadounidenses hacen prácticamente imposible cualquier transacción internacional con un banco iraní. Las nuevas sanciones de Washington tienen el objetivo de evitar que Irán pueda exportar su petróleo, la principal fuente de ingresos del Estado.

A principios de este año Francia, Alemania y Reino Unido pusieron en marcha un mecanismo de trueque llamado Instex, pero que de momento no dio lugar a ninguna transacción.

Ayer, el ministro de Exteriores iraní criticó a los europeos por incumplir sus compromisos.