La tensión entre Estados Unidos e Irán se intensificó el lunes después de que el presidente Trump amenazara a través de un tuit de lanzar una acción militar. Por su parte, funcionarios iraníes prometieron resistir cualquier intento de desestabilizar a su país.

“Nunca más vuelva a amenazar a los Estados Unidos o sufrirá las consecuencias como las que pocos han sufrido antes”, escribió Trump en respuesta a la descripción que horas antes hiciera el presidente iraní sobre una eventual guerra entre ambas naciones: “la madre de todas las guerras”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, respondió a Trump también en Twitter en donde confesó que Irán estaba “impresionado” (lo escribió con mayúsculas) por la amenaza del presidente.

“El mundo ha escuchado bravatas más duras hace algunos meses. Y los iraníes las han escuchado, hemos sido civilizados por miles de años”, comentó el funcionario iraní.

Desde la Casa Blanca, la vocera Sarah Huckabee quiso transmitir consistencia en el comportamiento de Trump respecto al tema: “El presidente ha sido, creo, bastante fuerte con su lenguaje hacia Irán desde el primer día”.

El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, sugirió en un comunicado emitido el lunes que el tuit de Trump podría haber sido planeado o al menos contemplado, desde hace tiempo.

“Hablé con el presidente en los últimos días y el presidente Trump me dijo que, si Irán hace algo negativo, pagará un precio que pocos países han pagado antes”, expresó Bolton, quien ha abogado por el cambio de régimen en Irán desde hace ya mucho tiempo.

Cambio de canal

El tuit escrito por Trump en contra de Irán forma parte de un comportamiento muy común en él cuando desdea cambiar de foco ante los medios. La cumbre que sostuvo con el presidente Putin en Helsinki le produjo una serie de críticas que, posiblemente, ya le cansaron.