Teherán. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuyo director general se encuentra en Teherán, anunció el día de ayer que se alcanzó un acuerdo con Irán sobre el monitoreo de su programa nuclear, días después de haber denunciado su falta de cooperación al respecto.

Rafael Grossi viajó a la capital iraní para intentar apaciguar las tensiones entre Occidente e Irán.

El jerarca de la agencia de la ONU se reunió con el director de la Organización de energía atómica local y vicepresidente del país, Mohamad Eslami.

En un comunicado conjunto, ambos responsables anunciaron que "los inspectores del OIEA cuentan con la autorización para intervenir en el mantenimiento de los equipamientos, así como para reemplazar los discos duros" de las cámaras instaladas en las infraestructuras iraníes por el gendarme nuclear de la ONU.

Es su segunda visita a Irán en este año, Grossi aseguró con este nuevo compromiso da continuidad de la vigilancia y control del programa nuclear iraní, y también ofrece un mayor lapso a las grandes potencias que intentan resucitar el acuerdo alcanzado en 2015

Irán restringió desde febrero pasado el acceso de los inspectores del OIEA a algunas de sus instalaciones nucleares, y se negaba a proporcionar las filmaciones en tiempo real de cámaras y datos de otras herramientas de vigilancia que la agencia de la ONU había colocado allí.