Teherán. Funcionarios iraníes culparon a Estados Unidos por la decisión que la Organización de las Naciones Unidas tomó de última hora de prohibir la participación de Teherán en una conferencia de paz en Siria, y negaron que Irán hubiera aceptado condiciones previas para asistir a las conversaciones.

Estados Unidos presionó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y él se vio obligado a cancelar esta invitación, lo que muestra que este organismo internacional está todavía bajo la influencia de las grandes potencias, encabezadas por EU , manifestó Alaeddin Boroujerdi, jefe de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní.

La decisión de última hora de Ban de invitar a Irán, el principal respaldo militar del presidente de Siria, Bashar al-Assad, y uno de los agentes de poder en Medio Oriente, enfureció a la oposición siria y provocó la firme oposición del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien personalmente presionó al jefe de la ONU para que cambiara de opinión.

Después de que Ban revocó la invitación el lunes, el principal bloque opositor sirio anunció que se uniría a las conversaciones, las cuales están programadas para comenzar el día de hoy.

EU se opuso a la participación de Irán, a menos que Teherán aceptara las reglas establecidas en el 2012, que indican que el objetivo de las conversaciones de paz es un gobierno de transición en Siria.