Las fuerzas del presidente Bashar al-Assad mataron a más de 80 personas en una serie de ataques en todo el país el viernes y a última hora del jueves, dijeron fuentes de la oposición, que reportaron enfrentamientos en varias ciudades.

La violencia ocurrió horas después de que el ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan renunciara como enviado de paz internacional para Siria y subrayara la impotencia de los esfuerzos de mediación en el levantamiento de 17 meses contra Assad.

Los enfrentamientos se han extendido desde Damasco a Alepo después de un ataque con bomba contra el cuartel general de seguridad de Assad en la capital el 18 de julio, que provocó la muerte de cuatro de los principales colaboradores del presidente y alentó a los rebeldes a incrementar las hostilidades.

El Ejército sirio ha reforzado sus posiciones en Alepo y sus alrededores durante las últimas dos semanas, mientras realiza ataques diarios de artillería y bombardeos aéreos de fuerzas rebeldes en la ciudad.

"El foco hace dos semanas era Damasco. El foco hoy está puesto en Aleppo, donde ha habido un refuerzo considerable de los medios militares y donde tenemos razones para creer que la principal batalla está a punto de comenzar", dijo Herve Ladsous, subsecretario general de las Operaciones de Paz, en Nueva York.

A medida que los combates en Siria empeoran, se reportó que Moscú está enviando tres grandes buques a una instalación rusa de mantenimiento naval en el puerto sirio de Tartus en el Mediterráneo.

Los buques, cada uno con 120 marineros, llegarán a Tartus en los próximos días para reabastecer la base, dijeron agencias de noticias rusas citando a una fuente oficial.

Rusia, un aliado cercano de Assad, había dicho más temprano que estaba preparándose para enviar marinos a Siria en caso de que necesitara proteger personal y remover equipamiento de la instalación de Tartus.

La aerolínea rusa Aeroflot anunció hace dos semanas que estaba suspendiendo sus vuelos hacia y desde Damasco a partir del lunes, citando una "baja demanda". El Ministerio de Relaciones Exteriores en Moscú ha advertido a los ciudadanos rusos que no viajen a Siria.

BOMBARDEO AÉREO

Activistas de la oposición dijeron que las fuerzas sirias mataron al menos a 50 personas durante enfrentamientos con rebeldes en la ciudad central de Hama el jueves, mientras que el bombardeo de un helicóptero mató a 16 rebeldes cerca de la ciudad sureña de Derá, donde la revuelta comenzó.

En Damasco, al menos 20 personas murieron cuando fuerzas de seguridad lanzaron tres rondas de mortero en un campo palestino que alberga a 100,000 refugiados, dijeron fuentes médicas. Líderes palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza condenaron el ataque.

En la ciudad norteña de Alepo, el centro comercial de Siria, los combates se focalizaron en la zona de Hamdeniya, cerca de una autopista del sur que el Ejército podría usar para ingresar refuerzos.

Tanto para los rebeldes como para el Gobierno, Alepo, que tiene 2.5 millones de habitantes, es un premio mayor que podría determinar el bando ganador en la lucha por Siria.

Los rebeldes dijeron el viernes que habían capturado una comisaría en Alepo tras días de enfrentamientos. El comandante rebelde Abu Zaher dijo que habían tomado prisioneros a varios oficiales de policía y que habían incautado armas y municiones.

Redes de internet y teléfono en Alepo fueron cortadas por tercer día consecutivo, dificultando los intentos de los rebeldes para estar coordinados y forzándolos a usar mensajerías para entregar órdenes.

Los rebeldes controlan áreas de los alrededores de Alepo, pero algunos pueblos permanecen leales a Assad.

Annan renunció el jueves sugiriendo que la continua obtención de armas por todas las partes y el estancamiento en el Consejo de Seguridad habían minado su habilidad para alcanzar una solución diplomática.

La misión de Annan, centrada en un plan de paz de seis puntos y en un cese del fuego de seis puntos que nunca entró en vigor, parecía cada vez más inútil en medio de la violencia en Damasco, Alepo y otras partes del país.

Irán culpó la "interferencia" de algunos países por el fracaso del plan de paz de Annan, reportó la agencia de noticias estatal IRNA.

RDS