Buenos Aires. Exfuncionarios de los gobiernos de los Kirchner (2003-2015) declararon este martes en la causa por supuestos sobornos millonarios por la que 17 personas, entre ellas encumbrados empresarios de Argentina, fueron detenidas y otra se encuentra prófuga.

Entre los arrestados que prestaron testimonio se encuentra Héctor Zabaleta, exdirectivo de la multinacional siderúrgica ítalo-argentina Tecnint, y el miembro de la auditoría general de la Nación, Javier Fernández.

También lo hicieron el exsecretario de Minería, Jorge Mayoral, el ex subsecretario del Ministerio de Planificación Federal, Germán Nivello, y el exchofer del fallecido expresidente Néstor Kirchner, Rudy Olloa, devenido luego en empresario.

En tanto, el extitular de la compañía Ente Binacional Yacyretá, Oscar Thomas, es buscado desde la semana pasada cuando, después de que el caso saliera a la luz, se realizaran los arrestos en una redada que incluyó decenas de allanamientos.

“No se va a entregar ni soñando”, dijo este martes su defensor José Manuel Ubeira al canal TN.

El abogado rechazó que Thomas busque seguir los pasos de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, y de otros dos altos empresarios, que solicitaron declarar bajo la figura de “arrepentidos” para evitar la prisión.

“El arrepentimiento es para el confesionario, él no tiene nada de qué arrepentirse porque no hizo nada malo, jamás le entregó dinero a nadie”, sostuvo Ubeira.

Thomas le solicitó al juez Claudio Bonadio que le eximiera de entrar en prisión como condición para presentarse ante la justicia.

Tanto el primo de Macri como los otros dos empresarios admitieron haber pagado sumas de dinero a los entonces funcionarios, pero en concepto de “aportes para las campañas electorales”, y no como sobornos para obtener negocios con el Estado, como sospecha la justicia.