Washington. La Cámara de Representantes y el Senado marcaron ayer el comienzo de un nuevo Congreso al reelegir al asediado republicano John Boehner como presidente.

El Congreso número 113 fue convocado al mediodía, hora constitucionalmente marcada para el inicio de la nueva Legislatura, con gran pompa, espectáculo y política en ambos lados del Capitolio.

Boehner, magullado después de semanas de tratar de atraer a su rebelde caucus para apoyar un proyecto de ley sobre los impuestos y los recortes en el gasto, ganó un segundo mandato de dos años como líder con 220 votos. A pesar de las quejas en las filas del Partido Republicano, sólo nueve republicanos votaron en favor de una persona distinta a Boehner y varios se abstuvieron. La líder demócrata Nancy Pelosi obtuvo 192 votos.

Diversidad, favorecida

El nuevo Congreso tendrá la distinción de ser el más diverso en servir hasta el momento.

Eso no quiere decir que no haya una gran cantidad de hombres mayores blancos en el Congreso número 113. El órgano legislativo de la nación será menos diverso racialmente que la nación y aún los hombres superan a las mujeres dramáticamente.

Sin embargo, la nueva generación de miembros de la Cámara y el Senado rompen una serie de barreras clave. Por primera vez, los blancos serán una minoría de la bancada demócrata de 200 miembros en la Cámara. Habrán 44 afroamericanos en la Cámara y uno en el Senado: el senador Tim Scott, el primer senador negro desde 1979. Dos de los tres hispanos en el Senado serán republicanos (el senador Marco Rubio, de Florida, y el senador Ted Cruz, de Texas). El senador Robert Menéndez, de Nueva Jersey, es demócrata.

Después de una temporada de campañas llenas de discusiones sobre temas relacionados a la mujer, las damas lograran avances históricos en el nuevo Congreso. Ahora habrán 20 senadoras, entre ellas la recién electa demócrata por Massachusetts, Elizabeth Warren. Cuatro estados estarán representados por dos senadoras. Las mujeres también lograron notables avances en cuanto a su número en la Cámara de Representantes.

El periodo legislativo 113 contará con el primer senador abiertamente gay de la nación, la demócrata por Wisconsin, Tammy Baldwin. Y la primera representante abiertamente bisexual, la demócrata por Arizona, Kyrsten Sinema.

Asimismo, este Congreso romperá las barreras religiosas. El Senado contará con su primera budista, la senadora Mazie Hirono. También Tulsi Gabbard, la primera representante hindú, se unirá a la Cámara. Ambas son demócratas por el estado de Hawaii.

De acuerdo con Gabbard, las nuevas caras harán de el Congreso algo más parecido a lo que ella vio durante sus despliegues en Irak con la Guardia Nacional .

NUEVA DIVERSIDAD

  • Entre las nuevas caras que se incorporaron a la nueva Legislatura en el país, hay una marcada apertura en cuanto a género, sexualidad, etnia, religión y edad.
  • Cuatro nuevos congresistas demócratas son abiertamente homosexuales y la representante Krysten Sinema es abiertamente bisexual.
  • Entre los nuevos congresistas, se destacó el dominio de la etnia latina, con 10 nuevos legisladores.
  • Este nuevo Congreso también tendrá cuatro legisladores nacidos en la década de 1980, así como de distintas religiones.