Londres. La Suprema Corte de Gran Bretaña negó el miércoles la apelación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, contra su extradición a Suecia para hacer frente a las acusaciones de violación, asalto sexual y coerción ilegal.

En una breve audiencia en el centro de Londres, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Nicholas Phillips, manifestó que el tribunal desestimó el argumento de la defensa de que la orden que llevó al arresto de Assange tenía muchos defectos.

Mientras se dirigía a una sala llena, Phillips expuso que el caso no había sido fácil de resolver y se decidió por una votación de cinco contra dos.

En una intervención sorpresa, el equipo legal de Assange pidió -y obtuvo- dos semanas para considerar la presentación de una solicitud para reabrir el caso. Los abogados dijeron que los jueces decidieron el caso basándose en la ley de tratados de la convención de Viena, pero que este punto no había sido discutido ante los tribunales.

Assange, quien saltó a la fama internacional cuando su página de Internet expuso informes militares de Afganistán e Irak, no apareció ayer en la corte. Sus abogados mencionaron que estaba atrapado en el tráfico.

Las autoridades suecas quieren interrogar a Assange acerca de los encuentros que tuvo con dos voluntarias de WikiLeaks. Una de las mujeres, descrita en los tribunales como Miss B, acusó a Assange de tener relaciones sexuales no deseadas con ella mientras dormía.