Nueva Delhi. En medio del enfrentamiento militar de más impacto entre India y Pakistán desde que ambos probaron armas nucleares hace dos décadas, Pakistán informó que derribó este miércoles dos aviones militares indios sobre su territorio y lanzó ataques en Cachemira controlada por India, mientras que este país afirmó que derribó un avión de combate pakistaní en un “enfrentamiento aéreo”.

Un aspecto que ocasionó que escalara la confrontación fue la captura de un piloto de caza indio. Los oficiales militares paquistaníes publicaron una foto de él en Twitter sentado en una habitación, y dijeron que lo estaban tratando “según las normas de ética militar”.

Sin embargo, la televisión pakistaní mostró un video del piloto, con los ojos vendados y aparentemente con sangre en la cara por lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de India expresó que “se oponía enérgicamente a la muestra vulgar del militar herido en Pakistán” y esperaba “su inmediato y seguro regreso”.

Horas más tarde el primer ministro pakistaní, Imran Khan, le dijo a su nación por televisión  que quería evitar la guerra con la India por lo que invitó al gobierno de Narendra Modi a resolver el conflicto con el diálogo, sin embargo, no ha habido una respuesta por parte de la India.

Los dos días de ataques aéreos y lo ocurrido algo no visto desde la primera de 1971, fueron provocados por un atentado terrorista del pasado 14 de febrero en Cachemira, controlada por India, que mató a 40 miembros del personal de seguridad indio. El bombardeo, perpetrado por un grupo militante con sede en Pakistán llamado Jaish-e-Muhammed, fue el ataque más letal en 30 años de protestas y conflictos en la disputada región

El choque entre ambos países ha provocado expresiones de alarma de gobiernos extranjeros.