Washington. El fiscal especial Robert S. Mueller anunció que cerrará su oficina que utilizó durante el periodo en el que investigó la injerencia rusa en las elecciones del 2016.

Mueller ofreció sus primeros comentarios públicos sobre los resultados de su trabajo, afirmando que la naturaleza legal del Departamento de Justicia le impidió acusar al presidente de un delito y señaló críticamente que la Constitución que “según la política del Departamento, el presidente no puede ser acusado de un delito federal mientras esté en el cargo”.

De pie y solo en el escenario de una sala en el séptimo piso del Departamento de Justicia que normalmente se usa para las conferencias de prensa, Mueller reiteró gran parte de lo que había en su informe y trató de explicar su proceso de toma de decisiones. Dijo que su oficina encontró “pruebas insuficientes” para acusar a la campaña de Trump de conspirar con Rusia para inclinar la elección.

“La Constitución requiere un proceso en el que no sea el sistema de justicia el que acuse formalmente a un presidente en funciones”, agregó Mueller, en lo que pareció ser una sugerencia para que una acción semejante debe recaer en el Congreso. Inculpar a Trump por haber obstruido a la justicia “no era una opción”.

Reacción de Trump

A través de un tuit, el presidente Trump hizo una valoración de las palabras de Mueller: “Nada cambia en relación al informe Mueller. No hubo pruebas suficientes y en ese caso, en nuestro país, una persona es inocente,” tuiteó Trump, pocos minutos después de la comparecencia ante periodistas del exjefe del FBI. “¡El caso está cerrado! Gracias”, añadió el mandatario.

Mueller dijo que cualquier testimonio suyo en el Congreso no iría más allá de lo que incluye su informe de 448 páginas, situación que no habría caído bien entre los legisladores.

“Elegimos las palabras con cuidado, y el trabajo habla por sí solo, y el informe es mi testimonio”, dijo Mueller.

Mueller reveló que el motivo por el que decidió dar comentarios a los medios es porque “nuestra investigación está completa”.

“Estamos cerrando formalmente la oficina del fiscal especial y también renuncio al Departamento de Justicia para regresar a la vida privada”, dijo Mueller.

Ahora habrá que ver cómo reacciona el Congreso.