La profesora del Departamento Académico de Estudios Internacionales del ITAM, Olga Pellicer, consideró que el funcionamiento del poder ejecutivo encabezado por Donald Trump ha sido muy errático. La costumbre de comunicar decisiones vía Twitter, frecuentemente contradictorios entre sí, o con las políticas que llevan a cabo miembros de su gabinete contribuye a crear confusión respecto  sus verdaderas intenciones. Igualmente desconcertantes son  los cambios en su círculo más cercano de colaboradores, o los problemas, reales o rumores, que circulan sobre las atribuciones, desproporcionadas, que ha otorgado a miembros de su familia.

“Hay incertidumbre por diversos factores, como el que podría enfrentar un juicio político “impeachment”, por no tener la suficiente estabilidad mental para gobernar, o por  las acusaciones, sobre las que se está investigando, relativas al entendimientos con Rusia  para perjudicar a su contrincante,  Hillary Clinton, durante la contienda electoral”, detalló.

Para Olga Pellicer, otro de los aspectos que ha caracterizado a la administración de Trump es el resurgimiento del racismo. No es nuevo pero ha tomado nuevas dimensiones. Los acontecimientos ocurridos en Charlottesville, así como su  manera de referirse a países de África o Haití, comparándolos negativamente con Noruega, fortalecen la imagen de un presidente que hace sentir su preferencia por la raza blanca.

Se temía que Trump cumpliera una de sus promesas de campaña desatando una ola masiva de deportaciones. Esto no se ha materializado en su primer año. Sin embargo, la académica consideró que Trump implementa una política anti-migratoria modificando las leyes y, por ejemplo, dándole mayores poderes a los policías para detener a los trabajadores que se sospecha no cuentan con papeles para estar legalmente en Estados Unidos.

Un elemento a no perder de vista, es que las deportaciones que se están llevando a cabo desde el año pasado no ocurren cerca de la frontera, es decir, no van en contra de aquellos que acaban de intentar entrar a territorio estadounidense, lo cual ocurrió en época de Obama. En la actualidad las deportaciones ocurren al interior del país, en busca de las personas que inclusive llevan 20 años viviendo en Estados Unidos.

“Durante su campaña, la retórica contra los migrantes fue muy dura. Una de sus primeras órdenes ejecutivas se refirió a cerrar las puertas a ciudadanos provenientes de ciertos países islámicos, aún si tenían visas para visitar o trabajar en Estados Unidos. Creo que el  hecho que fuese una de sus primeras decisiones da el tono a su verdadero sentimiento hacia los migrantes. Para los millones de trabajadores mexicanos que viven en Estados Unidos  la política migratoria de Trump produce temores y ansiedad”, manifestó.

LOGROS

Olga Pellicer opinó que entre los logros que ha alcanzado Trump se encuentra haber mantenido la unidad del partido republicano, salvo algunas excepciones como John MacCain. Asimismo, el voto duro que lo llevó al poder sigue apoyándolo; mantiene la lealtad de sus seguidores.

En cuanto a la estabilidad que gozó la economía estadounidense durante el año pasado, indicó que no se puede atribuir al trabajo del gobierno de Trump pues la aprobación de su reforma fiscal, el hecho más significativo en materia de política económica, fue aprobada apenas en diciembre pasado y sus primeros efectos se reflejarán al término del 2018.

perla.pineda@eleconomista.mx