El huracán Florence fue degradado a tormenta tropical este viernes después de haber perdido fuerza tras tocar tierra en la costa atlántica de Estados Unidos, aunque los vientos y las crecidas de las aguas provocaban importantes daños y víctimas mortales.

A las 17H00 hora local Florence avanzaba con vientos de 110 kilómetros por hora, anunció este viernes el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en un momento en que la tormenta azotaba a los estados de Carolina del Norte y del Sur con fuertes lluvias e inundaciones catastróficas.

Florence ha provocado cuatro muertos, según fuentes oficiales y reportes de medios.

"La tormenta está causando estragos", dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, al señalar que medio millón de personas están sin electricidad en el estado, que tiene una población de 10 millones, y que el nivel de los ríos "se elevará durante días".

"Una amenaza importante persistirá durante las próximas 24 a 36 horas", dijo Jeff Byard, de la Agencia federal para el manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) después de que Florence tocó tierra a las 07H15 (11H15 GMT) en Wrightsville Beach.

El presidente estadounidense, Donald Trump, visitará la próxima semana las zonas afectadas por el huracán Florence, informó este viernes la Casa Blanca, en un momento en que el paso de la tormenta dejaba al menos dos muertos en la costa atlántica de Estados Unidos.

"El presidente tiene previsto viajar a las áreas afectadas por la tormenta a principios o a mediados de la próxima semana, una vez que esté claro que su viaje no va a entorpecer las labores de rescate", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

abr