El presidente de Perú, Ollanta Humala, admitió que el plan de inclusión en democracia, que inició su gobierno hace un año, registra un retraso debido a que todo comienzo es difícil .

Al rendir su primer informe de gobierno en el Congreso, el jefe de Estado dijo que los planes no sintonizan en algunas regiones donde hay oposición, en especial en las zonas mineras donde se rechazan los programas de exploración y explotación.

Aseguró que desde que asumió como presidente ha trabajado para que los beneficios económicos sean extensivos a todos los sectores de la población.

Esto es crucial para el futuro. Hemos comenzado a sentar las bases para la gran transformación , indicó Humala.

El mandatario reconoció que no puede haber desarrollo sostenido sin reducir la pobreza, que afecta al 27% de los peruanos en general, y más aún la pobreza afecta al 60% varias regiones del país.

Es un reto en el que nos debemos concentrar. Seis de cada 10 peruanos de la zona rural es pobre y uno de cada cuatro, pasa hambre. Lograr igualdad de oportunidades para todos es el reto , enfatizó.

El presidente señaló que la meta de su gobierno hacia el 2016 es reducir la pobreza al 15% e indicó que en su primer año de gestión incrementó los programas sociales.

Aseguró que en ese sentido se trabaja con mayor eficiencia y transparencia para maximizar sus impactos.

Humala dijo que se va a cerrar el Programa Nacional de Alimentos (PRONAA) debido a los múltiples problemas en su manejo y anunció que será creado otro para mejorar el proceso alimentario a favor de los niños.

Señaló que su gobierno aprobó la entrega de 200 soles (76.33 dólares) a cada hogar pobre condicionado al envío de sus hijos a la escuela y al servicio médico y eso beneficia a 480,000 personas previéndose una meta de 800,000 en 2016.

Humala se dirige a la población con su Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias desde el Congreso de la República, al celebrar este sábado el 191 Aniversario de Independencia de Perú.

El mandatario llegó caminando a la sede del Poder Legislativo por el jirón Junín, acompañado por su seguridad y escoltado por el Regimiento de Caballería Mariscal Domingo Nieto.

A su arribo recibió el saludo de cientos de peruanos que aguardaban su paso con banderas blanquirrojas. Algunos de ellos se aproximaron hacia él para darle un abrazo y expresarle su aprecio.

El presidente ingresó al Hemiciclo del Parlamento entre aplausos y se ubicó en la Presidencia de la Mesa Directiva. En el lugar también se encuentraban la familia presidencial, la primera Dama, Nadine Heredia, y sus hijas, Illari y Nayra.