La sexóloga Mariela Castro, una de las hijas del presidente cubano Raúl Castro, sugirió el sábado que su padre está a favor de las uniones civiles entre homosexuales e instaba a desterrar todo tipo de discriminación hacia las minorías sexuales en la isla.

La directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que ha emergido como defensora de la diversidad sexual, encabezó una marcha contra la homofobia que reunió a unos 400 cubanos, entre homosexuales, travestis y transexuales.

"Tengo entendido que el presidente cubano se ha manifestado ya en varias ocasiones (sobre el tema)", dijo Mariela Castro.

"Pero no lo ha hecho en público. Seguramente es parte de su táctica y de su estrategia. Es su estilo. No lo voy a presionar (a Raúl Castro) para que lo haga públicamente porque me importa más que se trabaje en acciones concretas que en palabras", afirmó.

Los gays en Cuba han sido tradicionalmente despreciados y a veces reprimidos desde los primeros años de la revolución de 1959 que llevó al ex mandatario Fidel Castro al poder.

Homosexuales y transexuales fueron concentrados en la década de 1960 en campos de trabajo forzados en una sociedad con fuerte dosis de machismo.

Los comentarios de Mariela Castro, que bailó en la marcha a ritmo de conga por las calles de La Habana, llegan poco después de que el presidente Barack Obama apoyó el matrimonio entre homosexuales en los Estados Unidos.

"Felicito al presidente Obama por su mensaje humano, de comprensión (...) en favor del matrimonio, la unión libre de parejas del mismo sexo", reiteró.

"El (Raúl) ha hecho un poco de abogacía hablando de la necesidad de avanzar también en los derechos por orientación sexual e identidad de género y de superar todos los prejuicios", afirmó la sexóloga al responder una pregunta de Reuters sobre si su padre apoyaba las uniones civiles entre cubanos de un mismo sexo.

La directora del Cenesex, cuyos avances en derechos incluyen ya unas 15 cirugías gratuitas de cambio de sexo desde el 2008, impulsa desde el 2006 ante el Parlamento una enmienda que busca fórmulas para modificar el Código de Familia vigente desde 1975 en tópicos relacionados con la transexualidad y homosexualidad en el país.

La Primera Conferencia Nacional del gobernante Partido Comunista celebrada en enero se pronunció por rechazar todo tipo de discriminación, incluyendo la orientación sexual.