Hugo Chávez se recupera en Cuba y no está en coma, dijo el sábado el hermano mayor del presidente venezolano, que también negó las versiones que aseguran que la familia del mandatario discute la desconexión de los equipos que supuestamente lo mantienen vivo tras un mes de difícil postoperatorio en la isla.

El militar retirado de 58 años permanece en La Habana donde el 11 de diciembre se sometió a una delicada operación por cáncer y desde entonces no se le ha visto ni oído en público, acrecentando las dudas sobre si su salud le permitirá regresar a su país a asumir el nuevo mandato presidencial que ganó en octubre.

Chávez debió jurar su tercer período consecutivo al mando de la potencia petrolera el 10 de enero, pero su estado de salud le impidió hacerlo y fue el gran ausente de los masivos actos que preparó el Gobierno en su honor ese día con la participación de presidentes latinoamericanos y emisarios de varios gobiernos de la región.

"Son totalmente falsas las informaciones que han circulado por las redes sociales y otras vías, donde señalan que el presidente se encuentra en un estado de coma y que la familia estaba discutiendo la supuesta desconexión de los equipos que le alargaban la vida", aseguró el gobernador de Barinas, Adán Chávez, parafraseado por un comunicado del gobierno del distrito que conduce.

"El Jefe de Estado continúa asimilando de buena manera el tratamiento y cada día avanza en su recuperación", agregó el mayor de los hermanos del líder socialista, quien regresó el viernes a Venezuela desde La Habana.

Adán Chávez, así como algunos ministros, han viajado en varias ocasiones a La Habana para informase personalmente del estado de salud del líder socialista quien permanece internado en un hospital acompañado de sus familiares más cercanos.

El viernes, el vicepresidente Nicolás Maduro -designado por Chávez como su sucesor político en caso de no poder volver al poder- partió a la isla comunista para visitar a Chávez.

También estuvieron en La Habana los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y de Perú, Ollanta Humala, quienes se reunieron con los hermanos Raúl y Fidel Castro.

Humala, un militar izquierdista como Chávez, regresó de Cuba el sábado sin que haya sido confirmado oficialmente si pudo verlo.

Por su parte, Fernández declinó comentar con los medios y antes de abordar su avión publicó en tu cuenta de Twitter que le obsequió a Chávez "además de la Biblia, la imagen de la Virgen de Luján y de San Benito".

"Vine con intención de solidaridad y de respeto hacia un gran amigo de la Argentina, Hugo Chávez", agregó sin clarificar si pudo reunirse con el venezolano.

OFICIALISMO CELEBRA

Adán Chávez, físico de profesión y mentor político del presidente venezolano, acusó a las grandes firmas de medios y a la oposición política de estar detrás de los rumores sobre la salud de su hermano.

"Sabemos que esto forma parte de la guerra sucia de esta oposición necrofílica que existe en el país", dijo el mayor de los hermanos Chávez. "Estamos seguros que con el apoyo de Dios, de la ciencia y del pueblo, nuestro presidente saldrá delante de esta nueva batalla".

Por su parte, la oposición congregó el sábado a cientos de manifestantes en diversos puntos del país para criticar la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que esta semana dio a Chávez un tiempo indefinido para asumir su nuevo mandato y dio continuidad a su gabinete.

"Diga lo que diga el TSJ, nosotros los venezolanos sí sabemos lo que dice nuestra Constitución y sabemos que en ese artículo (231) está establecido el espíritu republicano y democrático de que sea frente a la Asamblea Nacional que el presidente electo asume la responsabilidad de su cargo", aseguró la legisladora de oposición María Corina Machado.

"Nos encontramos en la situación terrible de tener que reconocer que en Venezuela hoy no hay Gobierno. El Gobierno está en Cuba, dirigido por los cubanos, pretendiendo decidir qué hacemos y qué pasa con nuestro país", agregó Machado desde una plaza de la capital venezolana frente a unas 500 personas.

La oposición ha convocado a una marcha pacífica en contra de la decisión del TSJ para el 23 de enero, cuando se conmemora el 55 aniversario del final de la última dictadura en Venezuela.

Entretanto, en varios puntos del país, el partido de Gobierno realizó asambleas y conciertos en apoyo al presidente Chávez, la mayoría de ellas encabezadas por gobernadores oficialistas.

Estudiantes universitarios protestaron el viernes en distintos puntos del país, con mayor vehemencia en el estado fronterizo Táchira donde varios resultaron heridos tras un choque con la policía.

En años pasados, los estudiantes universitarios han logrado aglutinar el descontento de sectores de la población con algunas decisiones del Gobierno.

Desde que Chávez reveló que padecía de cáncer en junio del 2011, la saga de su enfermedad ha incluido cuatro operaciones, dos recidivas e igual número de regresos triunfales anunciando que había superado el cáncer; el último de ellos, dos meses antes de ganar ampliamente en las presidenciales de octubre.

Aún se desconoce el tipo de cáncer que sufre el mandatario, la fase de la enfermedad, los órganos afectados y qué tipo de intervención se le realizó en Cuba.

Mientras, los venezolanos se preguntan si su presidente volverá o deberán ir nuevamente a las urnas, donde Chávez ha sido imbatible desde 1998 cuando ganó la presidencia por primera vez.

La salud de Chávez también preocupa fuera de Venezuela, donde sus aliados regionales, como Cuba y Nicaragua, dependen desde hace años de acuerdos mediante los cuales reciben crudo en condiciones preferenciales.

RDS