Naciones Unidas.- Más de 1,000 millones de personas, o una séptima parte de la población mundial, viven en condición de pobreza, por lo que la erradicación de este flagelo sigue siendo el mayor reto que enfrenta la humanidad, recordó hoy la ONU.

Durante el Día internacional para la erradicación de la pobreza, Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), indicó que a los menos favorecidos les son negados sus derechos a la educación, al alimento y a obtener servicios de salud.

Debemos empoderarlos para que contribuyan a hallar soluciones sustentables. No debemos escatimar esfuerzos en garantizar que todos los países alcancen los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015 , afirmó Ban.

La conmemoración de este año coincide con una etapa en que medidas de austeridad económica se implementan en muchos países, por lo que el financiamiento para adoptar medidas de combate a la pobreza podría verse amenazado, señaló.

Advirtió, sin embargo, que esta era precisamente la oportunidad para dotar a la población en pobreza de acceso a servicios sociales, seguridad en el ingreso, empleo decente y protección social.

Sólo entonces podremos construir sociedades más fuertes y prósperas. No tratando de ajustar los presupuestos a costa de los menos favorecidos", declaró.

Añadió que si bien los Objetivos de Desarrollo del Milenio –propuestos en 2000 para abatir la desigualdad en el mundo– han reducido la pobreza extrema a la mitad, sostuvo que la pobreza generalizada está vinculada a disturbios sociales y a las amenazas a la paz y la seguridad.

Por su parte, Irina Bokova, directora general de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) manifestó que la pobreza material era sólo el corolario de la pobreza educativa, científica y social.

La pobreza resulta en la disminución de las capacidades individuales para el desarrollo y en la falta de autonomía. La erradicación de la pobreza supone construir la capacidad de cada persona para crear bienestar y aprovechar el potencial interno de cada ser humano , explicó.

Mientras tanto, Magdalena Sepúlveda, relatora especial de la ONU para el tema de la pobreza, consideró que el acceso a la justicia entre los segmentos menos favorecidos de la sociedad es fundamental para erradicar la desigualdad.

Sin acceso a la justicia, la gente que vive en pobreza es incapaz de demandar y ejercer el completo abanico de sus derechos, o de enfrentar crímenes, abusos o violaciones cometidas en su contra , enfatizó.

apr