El relator de una comisión que estudia un juicio político del Congreso de Brasil dijo el miércoles que hay bases para abrir un proceso contra la presidenta Dilma Rousseff por las acusaciones de que manipuló fondos públicos en 2014 para favorecer su reelección.

El autor del informe, diputado Jovair Arantes, se manifestó a favor de la "admisibilidad jurídica y política de la acusación y por la consecuente autorización para la instauración, por el Senado Federal, del proceso por crimen de responsabilidad" de la mandataria, indica el informe, que debe ser aprobado por esta comisión de 65 parlamentarios y luego por el plenario de la Cámara.

NOTICIA: El pedido de impeachment de Rousseff entra en fase decisiva

La comisión de la Cámara baja votará el lunes el reporte de Jovair Arantes para que luego el proceso pase al pleno, algo que podría producirse para fin de la próxima semana.

Si las dos terceras partes de la cámara aprueba la moción, Rousseff afrontará una votación sobre juicio político en el Senado.

NOTICIA: Rousseff abre espacio a aliados capaces de salvarla del impeachment

Cualquiera sea la decisión, se trata de un informe no vinculante que debe ser aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados. Salvo imprevistos, la discusión en esta instancia se iniciará el viernes 15 y el voto se llevará a cabo el lunes 18, según previsiones de la comisión.

Una moción de impeachment tiene que contar con el apoyo de un mínimo de 342 de los 513 miembros de la Cámara (dos tercios), para pasar al Senado. Y si éste a su vez la aprueba, por mayoría simple (el voto podría ocurrir a inicios de mayo), Rousseff será separada de su cargo por un máximo de seis meses, en espera del veredicto final, que estará igualmente en manos del Senado.

Si se aprobara su destitución, Rousseff sería reemplazada hasta el fin de su mandato en el 2018 por su vicepresidente, Michel Temer, del partido centrista PMDB, que la semana pasada rompió una alianza con el PT y se sumó a la causa del impeachment.

abr