París. Las primarias socialistas van tomando forma a pocos meses de las elecciones presidenciales.

Benoît Hamon consiguió el primer puesto de la primera vuelta del Partido Socialista francés.

Hamon, de 49 años, se impuso a Manuel Valls con 36% de los votos, en unos comicios en los que el Partido Socialista francés vive una profunda crisis de popularidad debido a que su líder, el presidente François Hollande, no supera 15% de popularidad.

Manuel Valls, de 54 años, que se lanzó a la carrera presidencial después de que Hollande, hundido en los sondeos, optara por no presentarse a la reelección, ocupó el segundo lugar con 31.2% de los votos, según resultados aún provisionales.

La participación de la militancia del Partido Socialista está entre 1.5 y 2 millones de votantes, fue inferior que la registrada en las primarias del 2011, cuando 2.7 millones de votantes designaron como su candidato a François Hollande.

Se sitúa además muy lejos de los más de 4 millones de electores de las primarias de la derecha de noviembre que coronaron a François Fillon como candidato de los conservadores.

No obstante, con un Partido Socialista debilitado tras la impopular gestión de Hollande, todas las encuestas aseguran que sea quien sea el vencedor de estas primarias, no pasaría la primera vuelta de las elecciones presidenciales de abril.

Los sondeos predicen una pugna entre el ex primer ministro conservador, François Fillon; la líder de extrema derecha, Marine Le Pen, y el ex ministro de Economía, Emmanuel Macron.

La segunda vuelta de las primarias organizada por el Partido Socialista y sus aliados se celebrará el domingo 29 de enero. Todos los franceses inscritos en las listas electorales pueden votar en estos comicios, con la condición de pagar 1 euro y firmar una declaración de adhesión a los valores de la izquierda.