París.- Una de las dos cajas negras del Airbus A330 de Air France que cayó al mar frente a Brasil el 1 de junio 2009 fue hallada "en buen estado" el domingo, dando esperanza a investigadores y familias de las víctimas de esclarecer las circunstancias del accidente que causó 228 muertos.

"El equipo de investigación localizó e identificó el módulo de memoria del registrador de parámetros -Flight Data Recorder (FDR)- a las 10H00 GMT", informó la Oficina de Investigación y Análisis francesa (BEA), encargada de la investigación técnica de la catástrofe.

"La caja parece estar en buen estado físico. Nuestros expertos dicen que podemos esperar poder leer sus datos", explicó Jean-Paul Troadec, director de la BEA.

"Si los datos son explotables, esto permitirá hacer avanzar la investigación porque el FDR registra la altitud, la velocidad y las diferentes posiciones del timón", explicó Troadec.

Hasta ahora no se han podido explicar los motivos de la catástrofe. Los investigadores determinaron que el fallo las sondas de velocidad del aparato, denominadas Pitot, del fabricante Thales, fue una de las causas, por consideran que esta avería no basta para explicar el accidente.

Troadec se mostró sin embargo prudente, subrayando que por el momento es difícil saber si la caja negra sufrió corrosión.

El módulo será trasladado a la sede de la BEA, cerca de París, para su análisis. "Debería estar en nuestro locales dentro de 8 a 10 días, el tiempo necesario para que un barco de la Marina (francesa) vaya a buscarlo y nos lo traiga", precisó el responsable.

El objetivo es ahora recuperar la segunda caja negra del Airbus A330, la que graba las conversaciones que tiene lugar en la cabina de mando, antes de que zarpe el buque de la Marina para que pueda llevar a Francia ambos registradores al mismo tiempo.

"Si podemos leer los primeros datos, será un gran paso, pero sin la segunda caja negra, nos faltarán datos esenciales", advirtió Troadec.

El hallazgo de la primera caja negra da también esperanzas a las familias de las víctimas de que se esclarezca lo ocurrido.

"Significa mucho porque toda la polémica sobre la culpabilidad de la tragedia, la incertidumbre de lo que ocurrió, puede esclarecerse", dijo a la AFP en Rio de Janeiro el presidente de la asociación brasileña de familias de las víctimas, Nelson Marinho.

El responsable, sin embargo, consideró que " las cajas no deberían ir a Francia, porque Francia es dueña de Airbus y de Air France". "Deberían ir a un país neutro como Estados Unidos", advirtió.

Por su parte, el director general de Air France, Pierre-Henri Gourgeon, calificó el hallazgo de "gran avance" para la investigación.

"Esperamos vivamente que la BEA (...) pueda así aportar respuestas a las preguntas que se hacen desde hace casi dos años las familias de las víctimas, nuestra compañía y el conjunto de la comunidad aérea mundial sobre los hechos que condujeron a este trágico accidente", afirmó.

Marinho recordó por su lado que las familias están ansiosas por saber si serán rescatados los cuerpos del fondo del océano, explicando que "el pueblo brasileño sólo se siente conforme cuando finaliza la vida con un entierro de los cuerpos".

Los investigadores franceses habían anunciado el miércoles el hallazgo del armazón de la caja negra, pero sin el módulo de la memoria que contiene los valiosos datos del vuelo.

El módulo se despegó del armazón sin duda en el momento del impacto con el agua.

La BEA había anunciado a inicios de abril que localizó en el mar el lugar donde estaban los restos del aparato y de las víctimas, a 3.900 metros de profundidad un poco al norte de la última posición conocida del avión, e inició la semana pasada la fase de recuperación.

apr