La organización Human Rights Watch (HRW) exhortó a los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) a ejercer presión sobre el gobierno venezolano para que permita ayuda internacional que alivie lo que considera una "crisis humanitaria".

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, pidió a los países de la región la implementación de la Carta Democrática Interamericana para que "se le exija a Venezuela correcciones y que permita la canalización de lo que podría ser una asistencia internacional para aliviar el flagelo que representa la crisis humanitaria".

"No hay más tiempo que perder", agregó Vivanco en una rueda de prensa en Washington, al presentar un informe de Human Rights Watch que detalla un agravamiento en la escasez de medicinas y alimentos y una arremetida del gobierno contra quienes la denuncian.

Para Vivanco, "la única opción viable es a la brevedad posible convocar a una reunión en la OEA de los Estados miembros, bajo el liderazgo de su actual secretario general, Luis Almagro, y dentro del marco de la carta democrática para tomar medidas concretas y drásticas".

Venezuela atraviesa una severa crisis económica agravada por el desplome de los precios del crudo.

Los venezolanos sufren una elevada inflación y aguda escasez de más del 80% en alimentos y medicinas -según la firma privada local Datanálisis-, que provoca largas filas en los expendios de comida y agrava las fallas en la atención hospitalaria.

Almagro y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, han declarado una "crisis humanitaria", pero el gobierno del presidente Nicolás Maduro niega ese calificativo al denunciar que los problemas son producto de una "guerra económica" respaldada por la oposición y gobiernos extranjeros.