Naciones Unidas, Estados Unidos. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió el día de ayer 22 de septiembre, en la Asamblea General de la ONU que se responsabilice a China por la pandemia de Covid-19, mientras el jefe de la organización alertó contra una “Guerra Fría” entre las dos potencias mundiales.

A seis semanas de la elección presidencial en la que busca la reelección, y detrás de su rival Joe Biden en los sondeos, Trump incluso se refirió al Covid-19 como “el virus chino”.

El presidente chino Xi Jiping, aseguró por su parte que China no tiene intención de entrar en una “guerra fría” y deploró que se “politice” la lucha contra el Covid-19.

“Debemos hacer responsables a las naciones que liberaron esta plaga al mundo, China”, dijo Trump en un discurso virtual y pregrabado a raíz de la pandemia.

“Quienes atacan el excepcional desempeño ambiental de Estados Unidos al mismo tiempo que ignoran la polución rampante en China no están interesados en el medio ambiente. Solo quieren castigar a Estados Unidos”, afirmó.

El mandatario estadounidense, que ya ha denunciado cómo China silenció inicialmente los primeros casos de coronavirus a fines del año pasado en la ciudad de Wuhan, ha anunciado que retirará a su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El gobierno chino, y la OMS -que está virtualmente controlada por China- declararon falsamente que no había pruebas de transmisión de persona a persona”, dijo Trump en referencia a declaraciones de la OMS al inicio de la pandemia, que luego fueron corregidas.

China respondió de manera inmediata a las palabras del presidente Donald Trump.

“Cuando la comunidad internacional está peleando realmente duro contra la pandemia, Estados Unidos está diseminando un virus político en la Asamblea General”, dijo a periodistas el embajador de China ante la ONU, Zhang Jun.

“Gran fractura”

Frente a la pandemia de coronavirus, el mundo debe “hacer todo lo posible para evitar una nueva Guerra Fría”, alertó por su lado el jefe de la ONU, António Guterres, al inaugurar la 75ª Asamblea General de la organización en Nueva York.

“Estamos avanzando en una dirección muy peligrosa”, advirtió al denunciar la creciente rivalidad entre China y Estados Unidos en el mundo.

“Nuestro mundo no puede darse el lujo de un futuro donde las dos mayores economías se reparten el planeta en una Gran Fractura, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras y capacidades de internet y de inteligencia artificial”, apuntó.

Guterres también criticó a los nacionalismos a la hora de lidiar con la pandemia, sin mencionar a Trump u otros líderes mundiales.

“El populismo y el nacionalismo han fracasado. Esos acercamientos para contener el virus muchas veces han empeorado significativamente las cosas”, manifestó.

No habrá reuniones bilaterales sucesivas, ni diplomacia “bajo la mesa” para hacer frente al coronavirus, ni encuentros al margen de los ministros del Grupo de Lima para debatir la crisis en Venezuela, ni visitas del presidente cubano a una iglesia del norte de Nueva York para fustigar el capitalismo.

En el sitio web de la ONU, los discursos de los 193 países miembro de la organización se sucederán durante ocho días.