Ginebra. Todos los países deben desarrollar planes para combatir la desinformación, a veces letal, sobre el coronavirus y posibles vacunas, urgió el día de ayer 23 de septiembre, a Naciones Unidas.

“El Covid-19 no es solo una emergencia de salud pública, también es una emergencia de comunicaciones”, declaró el secretario general de la ONU, António Guterres, en un evento telemático en la Asamblea General, en el que la organización y otras de sus agencias lanzaron un llamado para combatir la desinformación.

Igualmente instaron a los medios de comunicación y a redes sociales a hacer más para frenar la propagación de la desinformación y ayudar a difundir información rigurosa.

Expertos han alertado durante meses sobre un diluvio de información, incluido afirmaciones falsas generalizadas que pueden suponer una seria amenaza para la salud pública.

“Al igual que el Covid-19 se propagó por el mundo, también lo hicieron los rumores, las mentiras y la desinformación”, abundó el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante el evento.

“Demasiadas personas se han hecho daño a sí mismas basándose en mentiras, automedicándose con productos químicos tóxicos o medicamentos peligrosos. Otras no han tomado las precauciones que hubieran debido”, señaló.

Estos rumores y mentiras afectaron la confianza en las instituciones y sistemas de salud, según Ghebreyesus. “Todo lo que socava esto pone vidas en peligro”, afirmó.

Los expertos en el evento subrayaron la necesidad de replantear urgentemente la forma en la que comunicar los hallazgos científicos para promover datos rigurosos ante la desinformación.

Guterres y Ghebreyesus no mencionaron nombres, pero no era difícil imaginar el destinatario principal de sus palabras.

100 millones de vacunas antes de fin de año

A final de la semana pasada el presidente Donald Trump lanzó una atractiva promesa: “Habremos fabricado al menos 100 millones de dosis de vacunas antes de fin de año. Y probablemente mucho más que eso. Cientos de millones de dosis estarán disponibles cada mes y esperamos tener suficientes vacunas para todos los estadounidenses para abril”, dijo Trump el viernes en la Casa Blanca.

El mandatario reiteró su optimismo ante los ensayos clínicos norteamericanos de posibles vacunas, realizados por las compañías Moderna y Pfizer, que podrían comenzar a dar sus resultados en octubre.

Defensa rusa

El presidente ruso Vladimir Putin defendió el martes en la tribuna de la ONU la vacuna desarrollada por su país para luchar contra el coronavirus, y se manifestó dispuesto a alianzas.

“Estamos absolutamente abiertos y resueltos a las alianzas”, declaró el presidente ruso.

Putin aseguró que próximamente se celebrará una “conferencia en línea de alto nivel con la participación de todos los países interesados en la cooperación”.