Quito.- El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso ordenó la publicación y vigencia de una controvertida reforma tributaria, luego de que no consiguió que el legislativo aprobara el proyecto de ley la semana pasada.

Los 137 miembros de la Asamblea Nacional no pudieron conseguir los 70 votos necesarios para aprobar o archivar la reforma del presidente el viernes pasado, la que plantea mayores obligaciones tributarias a ciudadanos, contribuciones temporales a empresas, así como reducción de impuestos a ciertos productos.

Lasso envió la propuesta a la Asamblea como urgente a fines de octubre, dando a los legisladores 30 días para procesarla, lo que si no ocurre permite al mandatario promulgarla.

"La Asamblea Nacional certificó que ninguna de las mociones consideradas para tratar el documento tuvo los votos necesarios para su aprobación; por tanto, el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo entra en vigencia por mandato de la Constitución", dijo la Presidencia.

Una reforma tributaria forma parte del acuerdo de financiamiento renegociado por Lasso con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El organismo tiene previsto una revisión del programa económico de Ecuador en diciembre, lo que permitiría un nuevo desembolso de 700 millones de dólares.

Los cambios tributarios suponen ingresos adicionales por unos 1,900 millones de dólares en los dos primeros años de vigencia, que se destinarán a la protección de los más vulnerables, dijo Lasso en su cuenta de Twitter.

Aunque Lasso sostiene que solo el 4% de la población tendrá que pagar más, los partidos opositores han criticado el proyecto de ley por acumular presión sobre la clase media golpeada por la pandemia, mientras dicen que no plantea un mecanismo para cobrar a algunas grandes empresas que se ven eludiendo impuestos.

"Una ley no puede aprobarse así. Por esa razón, si esta ley entra en vigencia, la @AsambleaEcuador deberá derogar inmediatamente", escribió el legislador Salvador Quishpe, del movimiento opositor Pachakutik, en su cuenta de Twitter.

La reforma incluye una medida controvertida que aumentará las obligaciones tributarias para quienes ganan más de 2,000 dólares al mes al reducir la cantidad de costos de salud, educación y otros que pueden deducir.

Además plantea una contribución durante dos años para las empresas con patrimonio mayor a 5 millones de dólares y un pago impositivo por una sola vez para las personas con patrimonio individual superior a un millón de dólares.

La reforma también elimina impuestos a productos de higiene femenina y pañales y fija incentivos tributarios para el desarrollo de varios sectores como turismo y ambiente.