Quito. Ante el incremento de víctimas mortales por la pandemia Guayaquil, la ciudad más castigada por el coronavirus en Ecuador, intenta responder con ataúdes de cartón a la alta demanda de féretros.

El municipio recibió una donación de 1,000 féretros de cartón prensado de la Asociación de Cartoneros, los cuales se destinarán a dos cementerios de la localidad.

“Es para que puedan cubrir la demanda de estos féretros, porque tienen mucha, y no hay en la ciudad o son sumamente caros”, puntualizó un vocero del cabildo guayaquileño.

La provincia de Guayas, que está militarizada y cuya capital es Guayaquil, tiene la mayor incidencia del Covid-19 en el país, con 2,524 contagiados, incluidos 126 fallecidos.

Los ataúdes en el puerto de Guayaquil, el motor económico de Ecuador, se venden por 400 dólares, en el caso de los más económicos, pero en la ciudad los proveedores están con sobredemanda.

“Por el toque de queda no hay suficiente provisión de materiales, madera y metal de los que hacemos las cajas”, señaló Santiago Olivares, propietario de una empresa funeraria, recordando que un ataúd de cartón no incumple las normas sanitarias dictadas por el gobierno para el entierro de pacientes fallecidos por el Covid-19.

Sin embargo, la alcaldía publicó en su cuenta de Twitter: “Los ataúdes de cartón serán de gran ayuda para brindar una digna sepultura a las personas fallecidas durante esta emergencia sanitaria”.

Muchas familias siguen clamando para que las autoridades retiren los cadáveres de viviendas y calles.

Pandemia se extiende

En Ecuador, se reportaron el día de ayer 3,646 casos, incluidos 180 muertos, pero el presidente Lenín Moreno ha dicho que el registro oficial se “queda corto” y se están recogiendo hasta 100 cadáveres al día.

La semana pasada aseveró que en Guayaquil la cifra de muertos llegará a 3,500, y para ello se está construyendo un campamento especial para poder enterrarlos.