Atenas.- Los ministros de Finanzas de la Eurozona se reunirán para tratar el desbloqueo de la ayuda internacional a Grecia, ligada a un severo plan de ajuste fiscal exigido por la UE y el FMI que según el primer ministro Giorgos Papandreou garantizará la "supervivencia" del país.

Jean-Claude Juncker, jefe de los ministros de Finanzas de la Eurozona, convocó para el domingo a las 14:00 GMT (9:00 AM hora de México) en Bruselas una reunión de los 16 titulares para abordar la activación del plan de ayuda a Grecia, anunció el viernes a la AFP su portavoz.

La reunión de ministros se prevé que tenga lugar una vez el gobierno griego, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) finalicen sus negociaciones en Atenas sobre un plan de ayuda financiera al país helénico, que podría ascender a 120,000 millones de euros (160,000 millones de dólares) de aquí a 2012.

Plan de ajuste fiscal a cambio

A cambio de esa ayuda, Grecia debe aceptar un plan de ajuste fiscal para los próximos años, una perspectiva que provoca fuertes resistencias de los sindicatos, que convocaron a una huelga para el próximo 5 de mayo.

Pero el primer ministro Giorgos Papandreou justificó con vehemencia la necesidad de los recortes: "Las medidas económicas que debemos adoptar son necesarias para la protección de nuestro país, para nuestra supervivencia, para nuestro futuro, para que podamos permanecer de pie", declaró.

"Estamos muy cerca de un acuerdo positivo" con la UE y el FMI para un ajuste trienal "sin precedentes", aseguró por su lado el ministro griego de Finanzas, Giorgos Papaconstantinou.

Acuerdo, el domingo pero…

Según una fuente diplomática europea, los 16 ministros del Eurogrupo darán su visto bueno al plan este domingo, pero no lo activarán. Para ello hará falta que algunos países lo aprueben en sus Parlamentos, como Alemania, que prevé hacerlo el 7 de mayo, y que luego reciba la aprobación definitiva de los jefes de Estado y de gobierno de la zona euro. Estos se reunirían el 7 de mayo por la noche o el 8 por la mañana en Bruselas, según la misma fuente.

Según el portavoz de la Comisión Europea para cuestiones económicas, Amadeu Altafaj, el objetivo de las discusiones en curso en Atenas es "enmendar la situación presupuestaria del país a lo largo de varios años" y asegurarse de que Grecia efectuará "reformas estructurales" para reducir su déficit y su deuda.

Reducción del déficit público

La UE y el FMI piden al gobierno griego un plan de ajuste fiscal muy severo, con un ahorro total que llegaría a 25,000 millones de euros en 2010 y 2011, según indicó el jueves un sindicalista tras reunirse con Papandreou.

Ese esfuerzo presupuestario, sin precedentes en la zona euro, permitiría a Grecia reducir su déficit público de 13.6% del PIB a fines de 2009 a 4% a fines de 2011. Por el momento, Atenas se ha comprometido a tener un déficit de 5.6% del PIB a fines del año próximo.

La perspectiva de una aprobación rápida de la ayuda internacional a Grecia, después de semanas de tratativas e inquietudes por las reticencias de Alemania, principal contribuyente del plan, calmó a los mercados.

Los intereses de los bonos griegos a diez años, recientemente relegados a la categoría de "bonos basura" por la agencia de calificación financiera Standard and Poor's, bajaban este viernes a las 16:00 GMT a 8.938%, frente a 9.039% el jueves por la noche. El miércoles habían alcanzado 11.142%, un récord absoluto en la zona euro.

Temor por contagio

El temor creciente de una propagación de la crisis de la deuda griega a otros países de la zona euro muy endeudados, como Portugal y España, sembró el pánico en los mercados esta semana, lo que empujó a los responsables europeos a apresurarse para poner en marcha la ayuda.

Por el momento, el mecanismo de ayuda a Grecia, por tres años, prevé préstamos por 45,000 millones de euros (unos 60,000 millones de dólares) en 2010. La Eurozona aportaría dos tercios, en forma de préstamos bilaterales a una tasa del 5%, y el FMI el tercio restante.

Según dos parlamentarios alemanes, que se reunieron el miércoles con el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, Grecia necesitará de aquí a 2012 hasta 120,000 millones de euros.

Los sindicatos griegos preparan los desfiles del 1 de mayo y convocaron a una huelga general de los sectores público y privado el 5 de mayo.

"Tenemos que hacer frente a un nivelación sin precedentes desde la posguerra, no sólo de los salarios, sino también de todos los derechos sociales y laborales", declaró el presidente del principal sindicato de funcionarios (ADEDY), Spyros Papaspyrou. "El 1 de mayo será una respuesta, pero la respuesta determinante será el 5 de mayo", agregó.