Atenas.- Grecia se dirigía este viernes hacia una remodelación ministerial tras la renuncia de los cuatro miembros ultraderechistas del gobierno y de una ministra socialista, en desacuerdo con las medidas de austeridad exigidas por la UE y el FMI para desbloquear el segundo plan de rescate del país.

Una fuente de gobierno aclaró este viernes poco antes de una reunión del gabinete que todo ministro que se oponga a esas medidas de ajuste "será remplazado", sin precisar la fecha en que se efectuará la remodelación ministerial.

Del lado del partido de extrema derecha LAOS renunciaron el ministro de Transportes, Makis Voridis, el ministro adjunto de Defensa, Giorgos Georgiu, y dos secretarios de Estado, el de Agricultura Asterios Rodulis y el de Marina mercante Adonis Georgiadis, según la agencia de prensa semioficial ANA.

Los cuatro presentaron su renuncia dos horas después de que el líder de su partido, Giorgos Karatzaferis, dijera que no iba a apoyar el nuevo plan de rigor impuesto a cambio de un rescate internacional de 130,000 millones de euros.

"No vamos a votar" esas medidas de austeridad, dijo Karatzaferis en una rueda de prensa, añadiendo: "Se nos ha impuesto una humillación. No puedo tolerar eso".

La víspera, el gobierno había anunciado sin embargo que había un acuerdo de los tres partidos de la coalición (socialista, conservador y ultraderechista) sobre el plan.

Por otro lado, la ministra socialista encargada de Asuntos Europeos, Mariliza Xenoyannakopulu, anunció también su dimisión, criticando duramente el plan de rigor exigido por los acreedores públicos de Grecia.

"Por desgracia, la troika (de acreedores, la UE, el BCE y el FMI) no tiene en cuenta las consecuencias de la aplicación del primer plan de rigor (...) y decide tomar medidas que van a acentuar dramáticamente la recesión y aumentar la cólera social", escribió en una carta al primer ministro, Lucas Papademos.

"La insistencia de la troika en aplicar estas medidas viola directamente el tratado de Lisboa, que reconoce la cohesión social, las convenciones colectivas y la autonomía de los actores sociales como valores básicos", añadió.

Pese a la retirada del apoyo de LAOS, el plan de medidas de rigor, cuyo detalle no se publicó oficialmente, no corre peligro en la votación prevista el domingo en el Parlamento.

De los 300 escaños que tiene el Parlamento unicameral griego, los dos principales socios de gobierno (socialistas y conservadores) suman 236 diputados.

RDS