Dubái. Un buque de guerra británico intentó, pero fracasó, evitar que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán se apoderara de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz la semana pasada. Lo anterior lo demuestra una grabación de las comunicaciones de radio ocurridas en el momento del asalto.

En las grabaciones obtenidas por la consultoría de transporte marítimo Dryad Global y publicadas en su sitio web, se escucha a un miembro de la Guardia Revolucionaria dando la orden al petrolero Stena Impero, de bandera británica, de desviarse hacia Irán.

“Altera tu rumbo”, dice el hombre. “Si obedeces estarás a salvo”.

El oficial británico se dirige al iraní y le expresa: “Confirme que no tiene intención de violar el derecho internacional intentando ilegalmente asaltar el MV Stena”.

Ni Gran Bretaña ni Irán cuestionaron la autenticidad de las grabaciones.

Irán indicó que detuvo a Stena Impero por haber “violado” la ley marítima.

Un exjefe de la Royal Navy manifestó que el petrolero tuvo que haber estado mucho más protegido antes de que fuera interceptado el pasado viernes.

En Londres, el ministro de Defensa británico, Tobias Ellwood, rechazó las críticas.

La prioridad ahora, comentó Ellwood, debe ser “reducir las tensiones” con Teherán.