El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, anunció este domingo una prórroga hasta el 21 de junio del estado de alarma frente al coronavirus, que permite restringir la movilidad de la población durante el desconfinamiento, una medida que deberá ratificar el Congreso el miércoles.

"Volvemos a necesitar una última y definitiva prórroga de quince días del estado de alarma", señaló el socialista Sánchez en rueda de prensa, quien se congratuló de que el país esté "a punto de llegar a buen puerto" tras controlar la epidemia.

Sánchez ya había intentado a mediados de mayo alargar un mes el estado de alarma, pero debió rebajar su solicitud a quince días, hasta el 7 de junio, para garantizarse los apoyos necesarios en el Congreso de los diputados, donde su gobierno de coalición es minoritario.

Ahora el gobierno solicitará prolongar otras dos semanas el estado de alarma, un instrumento que a su juicio es indispensable para limitar el derecho a la libre circulación y así garantizar un desmontaje ordenado y gradual del confinamiento de la población, que se inició el 14 de marzo.

El gobierno tiene los apoyos garantizados para esta nueva prórroga gracias a acuerdos alcanzados el sábado con los independentistas catalanes de ERC y los nacionalistas vascos del PNV.

Tras dejar atrás el pico de la pandemia de coronavirus, España, con más de 27,000 fallecidos hasta la fecha, espera finalizar su desconfinamiento por fases a finales de junio o a más tardar principios de julio.

Congreso polarizado

Sánchez explicó el domingo que las autoridades regionales, que volverán a asumir las competencias que concentró el gobierno con el estado de alarma, podrán gestionar la tercera y última fase del confinamiento y podrán reducir su duración si la situación lo permite.

El lunes, un 70% de los españoles estarán en la fase 2, que permite principalmente la apertura de playas y de los restaurantes, que hasta la fase 1 sólo podían ofrecer mesas en terrazas.

La nueva prórroga hasta el 21 de junio del estado de alarma, que permitió imponer uno de los confinamientos más severos del mundo el pasado 14 de marzo, debe ser validada por el Congreso de los Diputados el miércoles.

El gobierno de coalición de socialistas y la izquierda radical de Podemos, minoritario en el Congreso, tiene los apoyos garantizados para esta nueva prórroga gracias a acuerdos alcanzados el sábado con los independentistas catalanes de ERC y los nacionalistas vascos del PNV.

Sánchez ya había intentado a mediados de mayo alargar un mes el estado de alarma, pero debió rebajar su solicitud a 15 días, hasta el 7 de junio, para garantizarse los apoyos necesarios en la Cámara Baja, donde la polarización y la hostilidad política han ido en aumento.

La derecha y la extrema derecha, que ha alentado en las calles manifestaciones antigobierno, recriminan a Sánchez el manejo de la crisis y afirman que ha restringido libertades aprovechando el estado de alarma.