Londres. El gobierno británico prepara propuestas para una red nacional de vigilancia electrónica que podría mantener un registro de cada mensaje enviado por cualquier británico a cualquier otra persona en cualquier momento, aseguró un ejecutivo de la industria.

Planes similares para la vigilancia de las comunicaciones telefónicas y por correo electrónico fueron descartados en el 2008 luego de una protesta pública. Pero James Blessing, de la Asociación de Proveedores de Servicio de Internet, dijo que el gobierno parece estar "reintroduciéndolos en un formato ligeramente distinto".

No había indicios acerca de cómo funcionaría el sistema ni qué grado de supervisión judicial tendría.

El ministerio del interior de Gran Bretaña se negó a formular declaraciones y dijo que cualquier anuncio debería ser formulado primero por el parlamento, posiblemente ya el mes próximo.

Un funcionario del ministerio insistió en que no implicaría inmiscuirse en el contenido de los mensajes de correo electrónico ni de las conversaciones orales. "No se trata del contenido", dijo el funcionario bajo condición de anonimato, acorde con la política de la dependencia. "Se trata de quién, qué, dónde y cuándo".

En un comunicado, el ministerio afirmó que es vital que la policía y los servicios de espionaje "sean capaces de obtener datos de comunicaciones en determinadas circunstancias para investigar delitos graves y terrorismo, y para proteger al público".

Las autoridades ya tienen acceso a una enorme cantidad de datos de comunicaciones. Por lo general las autoridades recaban tal información durante una investigación. Un programa estandarizado de vigilancia masiva que abarcara cada correo electrónico, cada mensaje, cada tuit, podría señalar la creación de un enorme régimen de vigilancia.