Berlín.- Los partidos que integran la coalición de gobierno de Alemania acordaron el jueves endurecer las condiciones para dar asilo, alcanzando un compromiso sobre cómo contener el flujo de inmigrantes que está llegando al país, que el año pasado superó el millón de personas.

Las nuevas medidas incluyen impedir por dos años las reuniones familiares de quienes buscan asilo -a quienes se les garantiza protección limitada como refugiados- y acelerar la deportación de aquellos a quienes se les rechaza la solicitud, dijo el ministro de Economía Sigmar Gabriel al anunciar el acuerdo.

La disputa por endurecer las reglamentaciones inmigratorias han agrietado la coalición gobernante, integrada por la Unión Demócrata Cristiana de Angela Merkel, los socialdemócratas de Gabriel, y la Unión Social Cristiana de Baviera.

NOTICIA: Situación "desesperada" para niños migrantes por el frío

Los partidos que conforman la coalición quieren mostrarle a los votantes que, pese a las profundas divisiones que tienen respecto a algunas temas, el Gobierno controla la crisis migratoria antes de que tres estados voten en marzo y de la elección general del próximo año.

Las nuevas reglas también incluyen acelerar el proceso para quienes buscan refugio y vienen de países calificados como seguros, y la reducción de la ayuda financiera para quienes piden asilo.

Los pueblos y ciudades alemanes dicen que la oleada de 1.1 millones de personas que llegaron el año pasado buscando asilo llevó sus recursos al límite, y señalan que no podrán acomodar a más gente si no se reduce la cantidad de inmigrantes que entran al país.

NOTICIA: Tres niños mueren ahogados en el Egeo tras naufragio

mfh