Un grupo de gobernadores de los estados brasileños, que luchan por asegurar las vacunas para el Covid-19, dijeron el martes que se están uniendo para eludir al gobierno del presidente Jair Bolsonaro y comprar vacunas directamente debido a los retrasos en el programa federal de inoculación.

La mitad de los 26 gobernadores de Brasil visitaron la empresa farmacéutica União Quimica en Brasilia, que producirá la vacuna rusa Sputnik V. El gobierno de São Paulo dijo que comprará 20 millones de dosis.

La Sputnik V tendría que ser autorizada para uso de emergencia por el regulador de salud de Brasil, Anvisa, antes de que se puedan usar las dosis.

El gobernador de Piauí, Wellington Dias, dijo que esperan que Anvisa pueda autorizar el uso de emergencia la próxima semana, pero el máximo ejecutivo de União Química dijo en una entrevista que la empresa aún está haciendo trámites.

Los estados brasileños, que enfrentan un resurgimiento de los casos de Covid-19 que están sobrecargando sus salas hospitalarias, están frustrados por la incapacidad de la administración de Bolsonaro de asegurar el suministro oportuno de vacunas.

Con más de 250,000 muertos por el Covid-19, el segundo brote más letal del mundo, Brasil está registrando sus cifras semanales más altas desde que comenzó la pandemia hace un año. Sin embargo, poco más del 3% de sus 210 millones de habitantes han sido vacunados.

União Quimica, una empresa privada que produce medicamentos para humanos y animales, planea comenzar a producir la vacuna rusa en abril en una transferencia de tecnología del Instituto Gamaleya de Moscú que incluye la producción local de los ingredientes activos de la inyección.

El presidente ejecutivo de la compañía, Fernando Marques, dijo que espera producir 90 millones de dosis de Sputnik V este año, pero cuántas estarán disponibles para los estados brasileños o exportadas a países vecinos dependerá del volumen demandado por el cliente prioritario de su empresa, el gobierno federal.

"Empezaremos a producir en abril y solo entonces podremos ver qué excedentes podemos suministrar", dijo por teléfono.

Hasta ahora, Brasil ha dependido de suministros limitados de la vacuna china Coronavac, fabricada por Sinovac, y la vacuna de AstraZeneca Plc desarrollada con la Universidad de Oxford.

João Doria, gobernador de São Paulo, el estado más poblado del país, dijo esta semana que su gobierno pasará por alto al Ministerio de Salud si no suministra las vacunas necesarias. El martes, Doria dijo a periodistas que su estado comprará 20 millones de dosis de la vacuna rusa.