Charleston. El expresidente de la Cámara, Newt Gingrich, se anotó una fácil victoria el sábado en la primaria de Carolina del Sur, lo que abrió un gran hueco en el aura de inevitabilidad del exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney.

La victoria de 12 puntos representa un cambio rápido y extraordinario en la fortuna de Gingrich, en gran medida gracias a sus buenas actuaciones en dos debates. En esos foros hizo un llamado a agitar el conservadurismo estridente del estado, convenció a sus votantes de que sería un oponente formidable en contra del presidente Obama y quitó de su paso a Romney.

No tenemos la cantidad de dinero que al menos uno de los candidatos tiene , expuso Gingrich al referirse a Romney durante su discurso de victoria en Columbia. Pero sí tenemos ideas y tenemos la gente, y hemos demostrado aquí en Carolina del Sur que el poder de la gente con ideas correctas gana mucho dinero .

Luego de haber conseguido resultados decepcionantes en los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire, Gingrich apareció en la mayoría de las encuestas de Carolina del Sur con menos de 10 puntos porcentuales. Con una campaña tan maltratada, Gingrich admitió que su campaña llegaría a su fin de no conseguir resultados contundentes.

Su victoria no sólo cambia la dinámica a corto plazo de esta campaña presidencial, sino también desafía a la historia política. Carolina del Sur es conocido como un muro para el establecimiento republicano en las elecciones presidenciales, tradicionalmente ,el causante de la extinción de las esperanzas de los candidatos insurgentes como Gingrich.

Este año también marca la primera vez que un candidato republicano diferente ha ganado cada uno del primer trío de concursos.

Desde 1980, todos los ganadores de la primaria de Carolina del Sur han llegado a ganar la nominación del partido. Pero hasta qué punto llevará esta victoria a Gingrich continúa siendo una interrogante. Aunque Romney no ha ganado aún a la base activista republicana, tiene por mucho los más formidables recursos financieros organizacionales. Éstos le dan una ventaja considerable rumbo al vasto estado de Florida, que celebra sus primarias el 31 de enero.

En su discurso de concesión, Romney, quien hasta ahora ha dirigido gran parte de sus ataques contra Obama, indicó que va a tomar una línea más dura contra Gingrich conforme el concurso siga adelante.