Internacionales

Lectura 1:00 min

Gane o pierda, republicanos temen que Trump redefina al partido

Avatar de Karen Tumulty y Robert Costa / The Washington Post

Por Karen Tumulty y Robert Costa / The Washington Post

Los veteranos del partido ven al candidato presidencial republicano como un huracán que puede cambiar la cara del partido para futuras elecciones.

La última sacudida en la campaña de Donald Trump ha llevado al

republicano de la negación a un nuevo entendimiento: Sea lo que sea que le pase a su candidato en noviembre, el trumpismo bien puede permanecer como una fuente de conmoción en su partido.

Pero para su consternación, el abanderado del partido ha dicho que tiene la intención de ir por todas en su campaña.

La decisión de Trump de deshacerse de su jefe de campaña, Paul Manafort, a favor del ejecutivo de Breitbart News, Stephen Bannon, con quien comparte el enfoque de echar todo por tierra en temas de política y su visión del mundo, es quizás el ejemplo más evidente de la estrategia de cierre del magnate.

La suya es una alternativa amorfa al conservadurismo tradicional -a menudo asociado con el movimiento alt-right que es receloso de la inmigración liberal, el multiculturalismo, la participación militar en el extranjero y el libre comercio. Sus críticos también acusan a la alt-right de tener coqueteos con las ideas de supremacía blanca, el antisemitismo y otras formas de intolerancia.

, y Bannon ha rechazado las acusaciones de que Breitbart News alimenta las divisiones raciales y étnicas. Sin embargo, las relaciones se siguen sugiriendo, incluso desde dentro del Partido Republicano.

Los movimientos de este tipo, con contenido tóxico y desagradable, han existido de otra forma u, pero han sido mantenidos en la periferia de la vida política estadounidense. Ahora tienen el mando y control en la sede , dijo Peter Wehner, quien fue director de Iniciativas Estratégicas de la Casa Blanca bajo el mandato de George W. Bush.

Si el GOP (Partido Republicano) se vuelve totalmente el hogar de Breitbart y el movimiento alt-right, va a dejar de ser el partido como lo conocemos , agregó Wehner. Habrá una enorme grieta que supera lo que hemos visto antes .

Otros sostienen que el

debe tener la culpa de eso. En su opinión, las élites del partido quedaron atadas a una ideología y a posiciones estériles que favorecieron a los ricos, haciendo caso omiso de las luchas del día a día a las que se enfrentan los republicanos de a pie.

Ed Rollins, quien dirigió la campaña de Ronald Reagan en 1984, dijo: El Partido Republicano se convirtió en el partido de la Cámara de Comercio y perdió su atractivo. Ya no era el partido de las pequeñas empresas, funcionaba para las grandes empresas de Wall Street. Estos debates están sobre la mesa debido a esto más que debido a Trump .

Lo positivo es que algunos problemas de (cuello azul) que había que discutir salieron a la luz. Esa metáfora de que el GOP es el partido de Wall Street ha sido expuesta con bastante exactitud , dijo J.D. Vance, autor del nuevo libro Hillbilly Elegy, acerca de los americanos blancos que viven en o cerca de la pobreza.

Cómo se desarrollen las cosas depende del liderazgo político , dijo Vance. ¿Se volverá (el partido) menos racializado, más populista y atractivo? Todo depende de cómo se adapten los líderes, y lo que está por delante es muy turbio .

Ann Coulter, comentarista de Firebrand, quien es cercana a Bannon, dijo que Trump reconoció que necesitaba un asesor para el capítulo final de la campaña que hable de los sentimientos que barren el Partido Republicano.

La cualidad número uno de Bannon es que no es un consultor político , escribió Coulter en un correo electrónico. La contratación de cualquier consultor político es como pisar una mina terrestre. Bannon tiene su dedo en el pulso de la ira del público en ambos partidos políticos. Breitbart News ha estado con Trump y todos sus problemas desde el principio, a diferencia de 90 % de los conductores de talk shows de la radio y 100% de las cadenas de televisión y los expertos .

Sin embargo, en su primera aparición pública después de la campaña de reorganización, Trump tuvo un tono más conciliador y humilde, un aparente guiño a la realidad de que los votantes suburbanos volubles quieren escuchar más que un discurso populista. En un evento de campaña la semana pasada en Charlotte, expresó su pesar por el dolor personal que pudo haber causado con las palabras mal utilizadas elegidas en el calor del debate .

Al día siguiente, él y su compañero de fórmula, Mike Pence, recorrieron las zonas afectadas por las inundaciones de Luisiana una parada diseñada para mostrar su lado empático y establecer un contraste con Barack Obama y la candidata demócrata Hillary Clinton, ninguno de los cuales había estado allí todavía-.

Kellyanne Conway, una encuestadora cuyas habilidades en la configuración del mensaje son ampliamente admiradas.

Pero teniendo en cuenta el número de veces que Trump se ha comprometido a cambiar de rumbo e ir en una dirección más presidencial, pocos en el nervioso

del GOP creen que este cambio vaya a durar.

La mayoría de nosotros pensamos, hasta ahora, que después de que la elección haya terminado, vamos a ser capaces de hacer un esfuerzo razonablemente tradicional para reconstruir el partido , dijo Vin Weber, un cabildero y excongresista de Minnesota, que fue un importante asesor del candidato republicano Mitt Romney en el 2012.

Pero la decisión de Trump para poner a Bannon a cargo de su campaña me dice que va a haber una batalla dentro de nuestro partido durante mucho tiempo por venir , dijo Weber. Vamos a tener algunas peleas muy duras en el Partido Republicano cuando esto termine .

La primera, si Trump pierde, será sobre quién tiene la culpa si se trata de la facción dentro del partido que apoyó y permitió su candidatura o el contingente never Trump, que se negó a apoyarlo.

Pero si se trata de una diferencia estrecha, se agravará la lucha dentro del partido , dijo Dan Senor, ex asesor de Romney y crítico declarado de Trump.

Para sumar a las fricciones, está la declaración de Trump de que la única forma en que puede ser derrotado es si el sistema está amañado contra él.

Con tantos partidarios de Trump viendo que todo el sistema es tan corrupto, podría muy bien imaginar un Partido Republicano fracturado. Se podía ver a un tercero, un retador autofinanciado dentro de cuatro años, a partir de ahora, contra una vulnerable Hillary Clinton , dijo Schmidt.

El Partido Republicano ha tenido una larga y buena carrera, pero no es una garantía de que perdurará como una institución , agregó.

El presidente de la Cámara, Paul Ryan, republicano de Wisconsin, se ha posicionando para dar un tirón al GOP hacia las convenciones conservadoras con su agenda de seis puntos, A Better Way.

En discursos y paradas de campaña, ha instado a los legisladores republicanos a ejecutar en la Cámara Republicana el plan de los recortes de impuestos y menos regulaciones como un medio para enfatizar que el partido tiene más que un populismo feroz y a Trump que ofrecerle a los votantes este otoño.

Ryan también está demostrando ser un recaudador prodigioso de fondos. Próximamente será el anfitrión de una reunión de donantes en Jackson Hole, Wyoming, donde las preocupaciones sobre la futura dirección del partido, sin duda, será un tema importante en la discusión.

mfh

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.