Amman/ Beirut.- Escenas gráficas de llantos y muerte en una aldea siria fueron mostradas el viernes luego de una masacre que según opositores al presidente Bashar al-Assad fue lanzada por tropas y milicias aliadas al Gobierno, generando la indignación de la comunidad internacional.

Pero puesto que buena parte de lo que sucedió en Tremseh sigue siendo incierto -activistas dijeron que entre 100 y 200 civiles murieron en una ofensiva militar- y las potencias mundiales siguen más divididas que nunca, las respuestas no pasan de la mera retórica.

El enviado especial de la ONU Kofi Annan condenó las "atrocidades", después de que un video no verificado publicado en internet mostrara a las víctimas del ataque del jueves contra una aldea de la rebelde provincia de Hama.

La Casa Blanca dijo que aquellas "atrocidades" habían costado la legitimidad de Assad para permanecer en el poder.

Annan dijo que estaba "impactado y apabullado" por "los intensos combates, las muertes significativas y el uso confirmado de armas pesadas como artillería, tanques y helicópteros" para asaltar a la aldea.

Tras llamarlo un "oscuro recordatorio" de que las resoluciones de la ONU exhortando a la paz no fueron acatadas, Annan escribió al Consejo de Seguridad del organismo para pedirle que castigue a Siria por no cumplir con sus compromisos.

Pero en el consejo las potencias aún afrontan las objeciones de Rusia y China a sus esfuerzos por sacar a Assad del poder.

REPORTES DE BATALLAS

Un activista local llamado Ahamed dijo a Reuters que había 60 cuerpos en una mezquita de la aldea, de los cuales 20 fueron identificados. "Hay muchos más cuerpos en los campos, cadáveres en los ríos y en las casas", manifestó.

No había forma de verificar de manera independiente el relato sobre el incidente, descrito por el Gobierno en Damasco como una masacre de "grupos terroristas".

Algunos activistas de oposición han dicho que más de 220 personas murieron cuando Tremseh fue bombardeada por helicópteros y tanques de combate y luego atacada por milicianos a favor del Gobierno provenientes de pueblos vecinos.

Otros señalaron que la cifra de muertos del jueves pudo haber sido menor, aunque seguramente supera las 100 personas, lo que haría del bombardeo en Tremseh una de las peores atrocidades cometidas desde el inicio de la revuelta de 17 meses contra Assad.

Observadores de la ONU en Siria intentaron llegar al lugar el viernes pero dijeron en un reporte a las oficinas en Ginebra que la fuerza aérea siria evitó que continuaran con su avance hacia el área.

Videos publicados en YouTube por la oposición, sin embargo, brindaron evidencia de que decenas de personas perdieron la vida de forma violenta.

CONDENAN ATROCIDADES

En tanto, la Casa Blanca dijo que si se producen nuevas "atrocidades" en Siria de parte de las fuerzas de Assad, eso eliminaría cualquier duda de que se necesita una respuesta internacional coordinada en Naciones Unidas.

El portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest dijo a periodistas en el Air Force One que Assad ha perdido la legitimidad para liderar su país a través de "los reiterados actos de violencia contra el pueblo sirio".

Los observadores de la ONU deben ir de inmediato a Tremseh para averiguar lo que pasó, dijo Hague, y el Consejo de Seguridad de la ONU debe acordar una resolución sobre el Capítulo 7 que imponga sanciones si Assad no cumple las promesas al plan de Assad de retirar sus fuerzas de las zonas residenciales.

El Capítulo 7 permite al Consejo tomar acciones que van desde sanciones a una intervención militar. Pero Rusia y China han usado su poder de veto para bloquear una resolución.

"LIMPIEZA ETNICA"

El movimiento revolucionario de Hama dijo que lo que ocurrió en Tremseh fue una limpieza étnica.

En un reporte, dijo que 200 buses, camiones militares, tanques y vehículos blindados rodearon la ciudad en la mañana y que había al menos cinco helicópteros cuando comenzaron los bombardeos.

Rebeldes de localidades cercanas llegaron al lugar y los enfrentamientos duraron siete horas. Tras las luchas, al menos 150 cuerpos fueron recuperado de entre los escombros.

Unas 40 personas murieron por ejecuciones sumarias y 30 quemadas hasta quedar irreconocibles, señaló. Tres familias fueron apuñaladas hasta la muerte.

"Podemos verificar peleas continuas ocurridas ayer en la zona de Tremseh", dijo el jefe de la misión de observadores de la ONU, general Robert Mood. "Involucró unidades mecánicas, fuego indirecto y helicópteros", dijo.

Las imágenes de la masacre podrían tener un efecto poderoso en la opinión pública en momentos en que las potencias mundiales están atascadas en la manera de afrontar las matanzas. Moscú y Pekín se oponen a los pedidos de Occidente y los países árabes de instar a que Assad abandone el poder de inmediato.

APR