Sinjar, Irak.- Las fuerzas kurdas dijeron el viernes que habían cercado instalaciones estratégicas en la norteña ciudad iraquí de Sinjar, como parte de una ofensiva contra los militantes de Estado Islámico que podría proporcionar un impulso fundamental en los esfuerzos para derrotar al grupo yihadista.

"ISIL fue derrotado y expulsado", dijo el consejo de seguridad regional de Kurdistán en Twitter, usando el acrónimo de Estado Islámico. El organismo dijo que los combatientes kurdos armados, llamados peshmerga, habían cercado un silo de trigo, una fábrica de cemento, un hospital y otros edificios públicos en Sinjar.

NOTICIA: Soldados tunecinos mueren en ataque yihadista

Las fuerzas kurdas, respaldadas por ataques aéreos de Estados Unidos y voluntarios de la minoría iraquí Yazidi, que ha sufrido atrocidades a manos de Estado Islámico, entraron a Sinjar el viernes después de cortar los nexos de la ciudad desde el este y el oeste.

El consejo de Kurdistán dijo que las fuerzas peshmerga habían ingresado a Sinjar "desde todas las direcciones" para comenzar a expulsar a los insurgentes que quedaban. Un corresponsal de Reuters vio a cientos de combatientes peshmerga caminando a la ciudad a lo largo de una carretera sin enfrentar resistencia inmediata.

El número de combatientes de Estado Islámico en Sinjar había aumentado a casi 600 en el período previo a la ofensiva, pero sólo un puñado de ellos quedaron en la ciudad el viernes, dijo Seme Mala Mohammed, general de brigada de las fuerzas peshmerga.

NOTICIA: Casa Blanca confirma muerte de líder yihadista

Reuters no pudo verificar de forma independiente esa cifra.

Desde que comenzó la campaña el jueves por la mañana, los kurdos han capturado más de 150 kilómetros cuadrados de territorio alrededor de Sinjar que estaba en poder de Estado Islámico, que controla grandes zonas de Irak y Siria y tiene bastiones en Libia y Egipto.

El grupo yihadista plantea la mayor amenaza a la seguridad del país miembro de la OPEP desde que una invasión liderada por Estados Unidos derrocó a Saddam Hussein en 2003.