Kiev/ Sebastopol.- Disparos de advertencia efectuados el sábado impidieron el ingreso de una misión internacional de observadores militares a la región ucraniana de Crimea, en momentos en nuevos incidentes de seguridad entre las tropas rusas y ucranianas agudizaban las tensiones.

La intervención rusa en Crimea, que se inició hace unos 10 días, hasta ahora ha estado exenta de derramamientos de sangre, pero sus fuerzas están elevando el nivel de agresividad hacia las tropas de Ucrania.

La tensión ha aumentado en los últimos dos días, desde que el liderazgo de Crimea, prorruso, declaró a la región como parte de Rusia y anunció un referendo el 16 de marzo para ratificarlo.

Una portavoz de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa dijo que no hubo heridos en los disparos contra la misión de observadores, invitados por Kiev, pero que no cuentan con el permiso de las autoridades de Crimea.

En Kiev, el Consejo de Seguridad informó que sus sistemas y los de la agencia nacional de prensa de país habían sido atacados por hackers.

La operación sobre Crimea se lanzó pocos días después de que el presidente ucraniano Viktor Yanukovich, cercano a Moscú, fuera destituido, tras meses de manifestaciones contra su decisión de desechar un acuerdo comercial con la Unión Europea para estrechar sus lazos con Rusia.

Hace una semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró que su país tenía derecho a invadir a Ucrania para proteger a los ciudadanos rusos y su Parlamento votó una modificación de las leyes que le permita anexar territorio.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, insistió el sábado en que el Gobierno de Kiev había sido instalado con un golpe ilegal, dejando claro que Moscú no ha variado de postura en la crisis de Crimea.

Las autoridades prorrusas han ordenado a todas las tropas ucranianas desplegadas en Crimea un desarme y rendición, pero varias posiciones se han negado a rendirse.

Durante la noche del viernes, tropas rusas tomaron un puesto de defensa en Sebastopol, sede tanto de la Flota del Mar Negro como de la Marina de Ucrania. Periodistas de Reuters presentes en el lugar dijeron que no hubo heridos.

Servicios fronterizos de Ucrania informaron que, durante la noche, tropas rusas habían tomado además un puesto en el este de la península, expulsando a funcionarios ucranianos y a sus familias de sus casas.

El sábado, el ministro de Política Exterior de Polonia, Radoslaw Sikorski, dijo que había evacuado su consulado en Sebastopol por "los continuos disturbios de las fuerzas rusas".

Putin niega que las fuerzas sin insignias nacionales estén bajo sus órdenes, pese a que sus vehículos tienen matrículas militares rusas.

APR