Francia y Estados Unidos podrían tomar, ante "la falta de progresos" hacia una solución de la crisis en Ucrania, "nuevas medidas" contra Rusia, anunció el sábado la presidencia francesa, tras una conversación telefónica de los presidentes Franóois Hollande y Barack Obama.

Los mandatarios insistieron en "la necesidad de que Rusia retire las fuerzas enviadas a Crimea desde fines de febrero y en hacer todo lo posible para permitir el despliegue de observadores internacionales".

Los presidentes de Francia y de Estados Unidos destacaron que, "si no hay progresos en ese sentido, se tomarán nuevas medidas, que afectarán considerablemente las relaciones entre la comunidad internacional y Rusia, algo que no le conviene a nadie", indicó la presidencia francesa en un comunicado.

MIENTRAS, MANIFESTACIONES

Miles de personas favorables a Rusia manifestaban el sábado en las zonas rusohablantes del este de Ucrania, particularmente en Donetsk y Jarkiv, mientras persistía la tensión en Crimea, cuyo parlamento decidió separarse del Estado ucraniano.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) fracasaron por tercer día consecutivo en su intento de ingresar en Crimea.

Los observadores dieron dar marcha atrás después de escuchar tres disparos de advertencia que al parece ni iban dirigidos hacia ellos, según una fuente de la OSCE.

En Moscú, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, reiteró este sábado que Rusia está abierta a un diálogo sobre Ucrania "honesto, de igual a igual", con las potencias extranjeras.

En Donetsk, varios miles de personas se reunieron a principios de la tarde del sábado en la plaza Lenin con banderas de Rusia o de la "Rusia de Kiev", cuna histórica de los estados eslavos de Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

JSO