Los restaurantes, cafés, bares, museos y monumentos en Francia volverán a abrir y los franceses podrán volver a circular libremente dentro del país a partir del 2 de junio, anunció el jueves el primer ministro Edouard Philippe.

"La libertad será la regla y la restricción la excepción", dijo Edouard Philippe en una conferencia de prensa.

En París, donde el virus sigue activo, los restaurantes, cafés y bares podrán servir únicamente en las terrazas.

En los museos y monumentos el uso de mascarillas será obligatorio.

Las salas de espectáculo y los teatros también volverán a acoger al público, excepto en la región parisina, informó el primer ministro.

Por otra parte, Édouard Philippe anunció el jueves que Francia es "favorable" a que las fronteras interiores de Europa sean reabiertas a partir del 15 de junio, sin que se imponga una cuarentena a los viajeros.

"Aplicaremos la reciprocidad" si algunos países imponen una cuarentena de 14 días a los franceses, declaró Philippe. En cuanto a las fronteras exteriores, "la decisión se tomará colectivamente con todos los países europeos hacia el 15 de junio", precisó.